Sobre voluntarios, garantías y calma chicha

No pensaba escribir una nueva entrada en el blog tan pronto, pero hay que reconocer que la Consejería de Sanidad es una poderosa fuente de inspiración. Hace dos días publicaron una convocatoria de movilidad “voluntaria”. ¿Voluntaria dicen? Voluntaria fue la elección de plaza en los nuevos hospitales que muchos hicimos hace meses, ahora estamos ante un traslado forzoso y más que protestado por casi todos.

¿Voluntario pedir traslado sin saber a qué plazas optas? ¿Voluntario que los interinos decidan quedarse en el hospital o no, sin conocer las condiciones que se van a ofrecer? Además, no sé si sabéis que, por irregularidades en concursos de traslados previos, la consejería tuvo que apañar algunas plazas mediante promociones internas y chanchullos varios, para no perjudicar a los implicados (y probablemente para ahorrarse demandas). ¿Es voluntario participar o no en un concurso que no respetará esas promociones internas, condenándoles a una plaza que no coincide ni con sus méritos ni, en ocasiones, con su especialidad?

Desde la viceconsejería nos dicen, además, que es un proceso con todas las garantías. Y da la casualidad de que yo también pienso que este asunto garantiza muchas cosas, a saber:

– Garantiza la pérdida de continuidad asistencial para los pacientes que sufran el traslado de su médico habitual. Y también la pérdida de calidad, porque esas plazas se amortizarán en su totalidad.

– Garantiza que el personal contratado a partir de ahora lo será a dedo, y no por concurso público basado en méritos (que tampoco es que se dé siempre en la pública, pero en fin).

– Garantiza que en algunos casos el médico que se traslada sea el único que realizaba una técnica o el especialista en una patología determinada en ese hospital. Pero eso a ellos qué más les da.

– Garantiza la ruptura de equipos que llevan años trabajando juntos y han alcanzado muchas veces la excelencia. También en hospitales que no se privatizan, a los que los “trasladados” llegarán desplazando a interinos y eventuales de años.

– Garantiza a los pacientes de salud mental la pérdida de su médico habitual (excluidos de este proceso), la desaparición de los equipos multidisciplinares, el estigma que supone a veces acudir a las consultas hospitalarias, alejadas de su entorno, en vez de al centro de salud mental…

Y para rematar el día, un consejero que a priori nada tiene que ver con la sanidad declara que “las condiciones de los traslados son tan estupendas que la marea blanca es ya solo “olitas” y pronto será calma chicha”. Si cree que esa va a ser la situación meteorológica durante el desembarco de las empresas, es que no está muy enterado. Eso pensaba Felipe II cuando zarpó la Armada Invencible, y ya sabemos todos el final de la historia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sanidad Pública. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Sobre voluntarios, garantías y calma chicha

  1. Mar dijo:

    Muy buena reflexión, está claro que todos estos cambios lo único que garantizan es el enriquecimiento de las empresas a costa de nuestra preciada sanidad publica y a costa del dinero de los madrileños y que todos los implicados, pacientes y trabajadores, vamos a salir perdiendo. Porque LA SANIDAD NO SE VENDE, SE DEFIENDE. Hay que invertir en sanidad, no recortar.

  2. Oncoangel dijo:

    Hola Ana:
    Lo primero, felicitarte por tu blog y decirte que varias de tus entradas me han gustado mucho. Pero con respecto a esta última, y aún estando de acuerdo contigo en la razón primaria para la misma, hay algunos aspectos que no comparto del todo, y que, si me permites, te apunto:
    -que duda cabe que con los traslados (que finalmente veremos cuantos son) se producirá una pérdida de continuidad asistencial por un médico determinado, pero exactamente igual a lo que puede suceder cuando un medico decide motu proprio cambiar de destino. Y ese hecho, que sucede con menos frecuencia de lo que sería deseable, no supone una merma en la calidad de la atención, al menos en mi experiencia propia y aún sabiendo lo especialmente dependientes de sus médicos que son muchos pacientes oncológicos.
    -equiparar la contratación por un sistema diferente al concurso público con una merma de calidad es, quizás, un tanto arriesgado. La mayoría de empresas en todo el mundo contratan a su personal por un proceso de selección distinto del concurso-oposición, y eso no significa que carezcan de calidad. Lo único que hay que hacer es responsabilizar al contratante directamente del comportamiento del contratado y ya verás como entonces nadie se pillará las manos a la hora de contratar a alguien que pueda dejarlo en mal lugar e influir en su devenir.
    -el hecho de que se produjera el traslado de un médico que fuera el único en realizar una determinada técnica en un Servicio, dejando por tanto a sus compañeros huérfanos de la misma, no es sino una responsabilidad directa del Jefe de Servicio. Un buen Jefe debe procurar siempre que esa circunstancia no se presente, y que la gente de su Servicio esté suficientemente capacitada, varios de ellos, para la realización de todas las técnicas que considere imprescindibles, y que su Servicio no corra el riesgo de quedarse “cojo” por algo que es previsible. Y de no hacerlo así, cometería un imprudencia por su parte. Pero claro, para ello sería necesario contar con Jefes de Servicio por meritocracia y no por gerontocracia+3 votos como sucede en ocasiones.
    -los equipos, en cualquier actividad de la vida, deben renovarse con cierta frecuencia. Es sano que entre gente nueva, que aporte nuevas ideas y visiones y que enriquezca el trabajo. Si no, estarán condenados a degenerase como sucede desgraciadamente con muchos servicios hospitalarios donde tan solo se apuesta por la endogamia a la hora de contratar personal. Al menos en mi experiencia, la posibilidad de compartir ideas y tratamientos con gentes venidas de distintos lugares nos ha enriquecido a todos.

    Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo contigo en que este afán privatizador de la Consejería no es el cambio que necesitamos, aunque también creo que el sistema actual exige una modificación en profundidad…

    Un saludo y, por favor, continua escribiendo que lo haces muy bien

    Angel Montero

    • La Voz del HULP dijo:

      Interesantes reflexiones Ángel.

      Respecto a lo de la pérdida de continuidad asistencial creo que es importante matizar que una cosa es que en un “empresa” como ésta se produzcan decisiones inviduales que puedan alterarla en alguna medida y otra que sean los gestores de la “empresa” los que la promuevan de forma activa de una forma incontrolada.

      De acuerdo en todo lo demás (endogamia, meritocracia, etc), incluso en el requerimiento a Ana para que siga escribiendo, pues nos encanta.

      LVDH

  3. La Voz del HULP dijo:

    Gracias, Ana.

    Como siempre “inspiring”. Sólo quería hacer un par de comentarios/dudas:

    1) Cada día estoy más asustado del concepto de “voluntariedad” de estos liberales de BOCAM, que se llenan la boca con la palabra libertad, que tratan de usar en régimen monopolístico (Cuantos Oximorones). Con ese concepto de libertad y voluntariedad me temo que el lema de la empresa, a colgar en los despachos médicos junto con la foto del empleado del mes sea: “Arbeit macht man freí” http://es.wikipedia.org/wiki/Arbeit_macht_frei

    2) ¿Qué pasaría si el/los hemodinamistas de tu hospital deciden irse todos? ¿Contraoferta?

  4. anadeph dijo:

    Gracias, Ángel y LVDH, Os contesto a los dos a la vez.
    Lo primero agradeceros vuestros comentarios y que generéis debate. Sobre todo si me vais a estar haciendo la pelota todo el rato. 🙂
    No es lo mismo el traslado voluntario de un médico, por mucho que el paciente lo sufra, que la amortización de esas plazas, que es lo que va a ocurrir en los nuevos hospitales. Eso va a repercutir, y mucho, en la calidad. No es que se decida de qué médicos se podría prescindir sin afectar a la calidad, más bien da la sensación de que médico que se vaya-plaza que se amortiza, sin un sentido clínico. Respecto a la savia nueva, estoy de acuerdo, pero yo hablo desde la perspectiva de uno de los hospitales a privatizar, que es donde trabajo. Formamos equipos muy jóvenes, sólo llevamos cinco años, y cada uno hemos aportado lo mejor de nuestro hospital de procedencia. ¿Tú crees que necesitamos savia nueva? Ahora es cuando empezamos a tener formas de trabajar propias, adoptando lo mejor de cada sitio. Aparte de que no se van a renovar equipos, simplemente se van a desmembrar.
    Y en cuanto a lo de las técnicas (no hay hemodinámica en ningún hospital de los nuevos, caballeros, ya quisiéramos), me refiero por ejemplo a especialidades como pediatría. ¿Si se va la endocrino pediátrica qué hacemos? ¿Lo asume un pediatra general? Pues seguro que lo hace muy bien, pero si fuera mi hijo yo preferiría que fuera endocrino… Pasa lo mismo con algunas pruebas de neurología, con la internista que lleva el VIH…
    Lo mismo ocurre con algunas técnicas quirúrgicas que domina uno de los cirujanos. Por mucho que hayan aprendido los demás, igual están todavía a mitad de la curva de aprendizaje. Y se va a notar. Por cierto, en estos hospitales (al menos en el mío) los jefes fueron nombrados por concurso de traslados, y en general son jóvenes y currantes. Entiendo que vosotros lo veis con perspectiva de los otros hospitales (yo también lo he vivido).
    Y respecto a los concursos, Ángel, opino que son como la democracia, el menos malo de los sistemas. Al menos son objetivos cuando no hay chanchullos por medio. Fíjate qué paradoja, en los hospitales a privatizar salen mejor parados los laborales (contratados a dedo), que se subrogan, que los interinos (que llegaron por concurso de traslados que contaba méritos) que tendrán que aceptar lo que les pongan delante a firmar. Claro que puede haber contratación justa fuera de concursos públicos pero no es mi experiencia, desde luego (como también he vivido concursos amañados)…
    Me encantará contar con vuestras opiniones más veces, estos debates nos enriquecen a todos.

  5. Pingback: Tras la Subasta hospitalaria empieza la cuenta atrás para Atención Primaria y Ohio calienta motores. « LA VOZ DEL HULP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s