“Only miss the sun when it starts to snow”

Me encanta esta canción (Let her go, de Passenger). En castellano viene a decir algo así como que “solo valoramos lo que tenemos cuando estamos a punto de perderlo”. A mí hoy, cuando se anuncia la práctica imposibilidad de que se levante la suspensión cautelar de la privatización de mi hospital, me ha inspirado esto…

Querido hospital:

Ya sabes que no fuiste mi primera elección. Ni la segunda. Más bien supusiste una decepción. De hecho, cuando salió el BOCAM tuve que ir a buscar en Google Maps en qué carretera estaba Arganda… Lo que no sabía en ese momento es que el concurso de traslados había hecho coincidir aquí a un montón de gente estupenda… Tardaría un tiempo en descubrirlo.

Los comienzos no fueron fáciles. Tuvimos que luchar con decisiones absurdas (¿recuerdas las guardias de intensivista localizado? 😉 ), con las crisis y la mala fama, tantas veces inmerecida, con el rechazo de los pacientes a cambiar de hospital. Pero al mismo tiempo descubrimos la capacidad de trabajo y las ganas de hacer las cosas bien de mucha gente. Y conseguimos llevarte por el camino de la excelencia. Y dar la vuelta a esa mala fama. Y ser eficientes, incluso los más eficientes de Madrid, con nuestro modesto presupuesto.

Tanto, que cuando gané mi plaza decidí quedarme. Debería haber sido un día de fiesta, pero no lo fue. Ese mismo día pusieron precio a tu cabeza. Estabas en venta. Dejarías de ser un hospital centrado en tus pacientes, para ser simplemente un negocio.

Y entonces… Entonces es cuando descubrimos de qué pasta estábamos hechos, cuando decidimos jugarnos el todo por el todo por conservarte, cuando sacamos lo mejor que teníamos en defensa de los derechos de nuestros pacientes. Entonces es cuando descubrimos de verdad cuánto vale este equipo…

Ahora, querido Sureste, ya no puedes ponerte celoso cuando me oigas decir que mi casa será siempre el Marañón. Él nunca me dio tantos quebraderos de cabeza como me has dado tú. Ni he dedicado tantas horas a defenderlo. Aunque el pobre también está ahora amenazado por estos gestores que nos han caído en suerte.

Efectivamente, cuando más se valora algo es cuando has estado a punto de perderlo. Porque ya estaba a punto de empezar a nevar, pero parece que hemos recuperado el sol… 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina, Sanidad Pública. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s