Vitaminarse y supermineralizarse

super_raton_nosologeeks

A juzgar por las últimas entradas, esto se estaba convirtiendo en un “blogoflauta”, que no era mi intención. Así que hoy cambio radicalmente de tercio. Como casi siempre, el tema empezó en Twitter y acaba aquí.

Ayer publicaban en ABC una noticia sobre un cocinero que ha creado un zumo de hierba de trigo verde (de un color indescriptible, por cierto, ¡¡puaj!!) del que dice textualmente que «la hemoglobina del zumo es igual a la de la sangre humana en un 99,9 %», «purifica y limpia la sangre, y tiene un gran efecto sobre el sistema circulatorio y el suministro de oxígeno, es antibacteriano y antiviral y nutre el sistema inmunológico».

A ver, a ver, por partes, que tantos efectos juntos me marean:

1.- La hemoglobina del zumo… esto… ¿hemoglobina en una hierba? ¿Hemoglobina en un zumo VERDE? ¿Hemoglobina igual a la de la sangre humana en un 99,9%? Ah, no, que es clorofila, que al llegar a la sangre cambia su ion magnesio por uno hierro y se convierte en hemoglobina!! Pues habrá que tomar suplementos de hierro con el zumo, ¿no? Y tal vez un quelante del magnesio… Desconozco la posibilidad de que se absorba la clorofila y se convierta en hemoglobina en la sangre por intercambio iónico (¿con quién intercambia, con la transferrina? Me resulta un poco raro, ¿dónde acaba el magnesio?…), pero es que LA GENTE SANA NO NECESITA AUMENTAR SU HEMOGLOBINA ni su transporte de oxígeno. Y menos aún por encima de niveles normales. Ya veréis qué epidemia de poliglobulia y de insuficiencia cardiaca secundaria se nos viene encima. Y a todo esto, ¿cómo se modificará la curva de disociación de la hemoglobina con este producto? Con lo que nos costó aprendérnosla… Por cierto, ¿dará positivo en los controles antidopaje?

2.- Purifica y limpia la sangre. Perfecto, al próximo paciente que necesite un hemofiltro, lo que hago es administrarle este zumito por la sonda y solucionado. ¿Será diurética? A juzgar por el aspecto parece más bien un efectivo emético 🙂 ¿O se refieren a que “limpia la sangre” de moléculas de hierro porque las consume todas en el intercambio?

3.- Es antibacteriano y antiviral. Se acabaron los antibióticos, señores. Ya tenemos aquí el elixir de la eterna juventud. Por cierto, echo de menos un ensayo clínico randomizado doble ciego para demostrar esto. No dudo que el cocinero lo habrá hecho y en breve tendremos una revisión de la Cochrane sobre el particular.

Vale, vale, todo esto es publicidad engañosa (o a mí me lo parece) pero cada cual es libre de tomar el zumo que le dé la gana. Cierto, aunque poco ético. Pero es que la noticia no acaba ahí: «El zumo está en el torrente sanguíneo en 20 minutos, aumentando los niveles de oxígeno y hemoglobina en sangre. Tal es su poderoso efecto sobre nuestro organismo que al principio solo se recomienda tomar entre 10 y 30 mililitros al día, hasta que el cuerpo se acostumbre, porque esas dosis tan elevadas de vitaminas pueden provocar algún dolor de cabeza o mareo».

Yo estudié en fisiología que las vitaminas hidrosolubles no pueden acumularse, ya se encarga el organismo de no absorberlas o de eliminarlas, y que el exceso de vitamina A y D puede provocar cuadros graves como el pseudoedema cerebral… ¿Es esto lo que nos están vendiendo? “Tome el zumo con jeringuilla (¡¡10 ml!!) para no provocarse un pseudoedema cerebral”???? Y ya puestos, ¿lo contraindicarán en los pacientes con EPOC, o traerá de regalo una mascarilla de ventilación mecánica no invasiva para tratarse la encefalopatía hipercápnica? Claro, que si aumenta tanto los niveles de oxígeno, hacen bien en contrarrestarlo con una bomba de antioxidantes, porque parece un poderoso inductor de la oxidación y, por tanto, del envejecimiento celular.

Seamos serios, una dieta equilibrada aporta al organismo todas las vitaminas que necesita, así que fomentemos los buenos hábitos nutricionales y dejémonos de tonterías… 

En realidad, lo que estamos presenciando es una obsesión por la comida sana que ha llevado a modificar artificialmente los alimentos (hace poco compré un ketchup y descubrí que estaba “enriquecido con vitaminas”, supongo que para notar los efectos tienes que tomarte tres botes diarios), a que las vitrinas del supermercado sean más propias de una parafarmacia que de una tienda de alimentación, a poner y quitar vitaminas, iones y probióticos a todos los alimentos (al mismo tiempo que defendemos lo natural por encima de todo, paradojas de la vida)… Y lo que es peor, a que cada uno pueda vender a los cuatro vientos las supuestas propiedades beneficiosas de su producto sin que nadie controle esa publicidad.

Tengo en mi haber (en mi experiencia, me refiero, yo nunca he tomado hierbajos) varios fallos hepáticos  agudos por productos de herbolario (alguno transplantado), una anafilaxia por productos naturistas de los que nunca conseguimos saber sus componentes, algún que otro abandono de la medicación por creer en productos milagro, con consecuencias desastrosas…

Me parece estupendo que cada uno cree y venda lo que quiera, pero todos con las mismas reglas del juego: un control estricto de lo que se publicita y vende en alimentación, parafarmacia y similar. Y sobre todo, que los periodistas no les sigan el juego en esta especie de pseudodivulgación científica.

Y para acabar el post con una sonrisa, os pongo el enlace de un vídeo que a mí me hace mucha gracia: una parodia de un hospital homeopático. Sin intención de herir sensibilidades, ¿eh?  Como comenté una vez en Twitter, yo no creo en la homeopatía, sino en los ensayos clínicos randomizados (y ni siquiera en todos).

Por cierto, no os perdáis la definición de clorofila que da el artículo de ABC: «la clorofila, de origen vegetal y color verde intenso, es la energía solar sintetizada por las plantas y algas». Ahí queda eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bioética, Medicina. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vitaminarse y supermineralizarse

  1. Excelente entrada. Ayer vi el mismo reportaje, y la verdad se me cayó la cara de vergüenza. Te falta citar una de las chicas que salía que decía: “El trigo verde, cuando entra en el cuerpo… sana, simplemente lo sana todo”. Después de oírla hablar (a ella y al resto) estuve un rato preguntándome si realmente esa gente puede ser tan ignorante y simplista como para creerse lo que están diciendo, o simplemente lo dicen para intentar convencer a otros, y ellos saben muy bien que los están estafando. No sé cuál de las dos opciones me preocuparía más.

    Y la otra parte de la historia son los periodistas. Lo siento por alguno bueno que quede (siempre queda alguien bueno en todas partes) pero su por todas partes cacareada “ética periodística” desapareció hace mucho, si es que alguna vez llegó a existir realmente. Lo único que buscan es el titular, engordar la noticia como sea, aún a costa de no comprobar fuentes, remitirse a las palabras de otros sin responsabilidad propia, y recurrir al sensacionalismo. Hacen mucho daño a la sociedad porque por desgracia la mayoría de la gente sí que no está cualificada para poder comprobar este tipo de cosas por sí mismos. Y claro, se las creen.

  2. Pingback: “Perlas homeopáticas” | Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s