Cada día nos lo ponen más difícil

Tiene 25 años y malaria. Ha estado muy grave. Desconozco su historia, pero lleva tiempo en España porque habla perfectamente castellano. Y tiene algo más: un número que corresponde a su permiso de residencia.

Los que se ahogaron en Lampedusa, los que se ahogan en Canarias, los que todos los días intentan una huida a la desesperada, eran del mismo color que ella. Quizá compatriotas. Quizá parientes. Igual que aquella pobre mujer que dio a luz en la calle enfrente de un hospital en el que no fue admitida, en algún país europeo que se considera a sí mismo civilizado… Lo mismo que el pobre muchacho que falleció de tuberculosis en Mallorca. Por culpa de ese maldito número que ellos no tenían.

Ha tenido acceso a los antimaláricos de última generación, carísimos, mientras otros carecen de atención sanitaria. Es afortunada y lo sabe. Me pregunto si alguno de nuestros gestores sería capaz de mirarla a los ojos y explicarle que si no tuviera tarjeta sanitaria sólo habría recibido atención de urgencia, y después… quién sabe. Si tendrían el valor de explicarle lo que el sistema sanitario español reserva para sus compatriotas con menos suerte, para sus parientes, para sus amigos; es decir: NADA. Si podrían contarle que mientras tanto estamos fomentando el turismo sanitario desde los países ricos, porque queremos convertir la sanidad en un negocio.

Quizá por eso la sanidad está en manos de políticos y no de médicos. Porque quiero pensar que un médico no sería capaz de mantenerle la mirada mientras le explica todo eso. Porque un día prometimos atender del mismo modo a todos nuestros pacientes, sin preguntarles dónde nacieron o cuánto dinero tienen en el banco. Porque la Medicina es otra cosa y no estamos dispuestos a desvirtuarla. Aunque cada día nos lo ponen más difícil.

Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre pronto a servir al pobre y al rico, al amigo y al enemigo, al bueno y al malo. Oración de Maimónides (médico español, siglo XII).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias de la UCI, Medicina. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cada día nos lo ponen más difícil

  1. Luisa Domínguez dijo:

    La vida es injusta. Tenemos que compartir lo que nos ha tocado…

  2. Sí, la vida es injusta, pero sólo en el azar. Pero si lo podemos evitar y hacemos lo contrario eso no es que la vida sea injusta. Esa resignación es ya una postura política inadecuada e inhumana.

  3. Pingback: Un juez demasiado próximo al Partido Popular toma decisiones que hacen feliz a Lasquetty. Revista de Prensa LVDH « LA VOZ DEL HULP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s