Viviendo deprisa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy mi entrada es un poco especial, disculpad…

Siempre llegaba tarde y se iba antes. En la familia pensábamos que tenía mucha vida social, muchos planes, muchas aficiones… No conocíamos del todo el gran corazón que latía dentro de aquel pequeño terrorista de la infancia. Quizá lo descubrimos ese nefasto día en el que todo salió mal.

Para mis sobrinos era “el primo que mola”, tan chulo con su moto, la batería, los saltos en paracaídas… siempre con esa alegría contagiosa que transmitía a su alrededor. Pero nunca presumió de lo que de verdad le hacía grande: animaba un grupo de discapacitados psíquicos, acompañaba todas las semanas a un enfermo, colaboraba en los comedores de la Madre Teresa de Calcuta, dedicaba horas a entretener al hermano discapacitado de su mejor amigo… Cualquiera sabe de dónde sacaba el tiempo, porque lo hacía compatible con todo lo que constituía su pasión: el fútbol, la música, las motos, el paracaidismo, la familia, los amigos que contaba por decenas (si no por centenares)… Disfrutaba de la vida, de esa vida que repartía en pedacitos entre todos los que le conocimos. Sin llegar a cumplir los 30 años había vivido más que muchos ancianos.

Murió haciendo lo que más le gustaba. Quizá si le hubieran preguntado hubiera elegido morir así. En el blog de los paracaidistas escribieron que Dios andaba escaso de ángeles y por eso se lo llevaba. En él se hizo realidad aquello de que Dios siempre se lleva a los mejores: como el jardinero que cultiva con esmero una flor para cortarla en su mejor momento. No pudo cumplirse su último deseo, ser donante de órganos, pero nos dejó a todos una lección de vida: la última lección del Teacher.

Hoy habría cumplido 33 años. Hace casi 5 que un maldito paracaídas nos lo robó. Feliz cumpleaños, Jose. Te echamos de menos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Viviendo deprisa

  1. Eva maria dijo:

    Sin comentarios. Besos.

  2. Javier Uceda dijo:

    Hermoso epitafio,no entraré hoy en disquisiciones religiosas.Si algún día te cansas de los pesados de los pacientes(que si lo somos),podrías ser una excelente escritora;es un verdadero placer leerte.Me quedo con ganas de Blog.
    Como siempre un afectuoso saludo de un rojo peligroso.

  3. anadeph dijo:

    ¿Peligroso por qué? Desde el respeto se pueden confrontar ideas muy distintas. Seguramente yo nunca te convenza a ti, ni tú a mí, pero podemos hablar de cualquier tema porque lo hacemos con educación. Y el día que no podamos… te censuraré los comentarios, jejeje.

    • Javier Uceda dijo:

      Intento no cuestionar creencias,es un tema delicado y en última instancia en una conversación personal;como se que a ti no te gusta censurar ya me cuidaré muy mucho que no tengas ni que pensarlo.Asi me gusta que me apruebes el comentario pronto,no sea que me suba la tensión del estress.Saludos grandotes.

  4. Ana Gutiérrez dijo:

    Ánimo para toda la familia, suerte que habéis podido disfrutar 28 años de ese ángel…
    Me impresiona más saber que tiene la misma edad que yo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s