Hoy no veré el telediario. #11M

11M_Madrid_ForgesEl 11 de marzo de 2004 salía de guardia, igual que hoy. A las 7.30 de la mañana solo pensaba en soltar el busca e irme a dormir. Media hora más tarde me encontraba inmersa en el peor día de mi vida. En el triaje de Urgencias, administrando calmantes a diestro y siniestro. Seleccionando los pacientes más graves para subirlos yo misma a la UCI (el busca había dejado de ser operativo). Después de las tres, los que salíamos de guardia nos fuimos a casa a regañadientes. Habíamos perdido la cuenta de las horas que llevábamos trabajando, intentando mantener la cabeza fría y los ojos secos en medio del horror. La mayoría estallamos al llegar a casa; aquella noche fuimos muchos los que nos dormimos llorando. Lágrimas de dolor e incredulidad; lágrimas de rabia e impotencia.

Por eso hoy no veré el Telediario. Tengo demasiadas imágenes grabadas en la retina. Algunas absurdas, como el pijama de nubecitas (¡tan fuera de lugar!) del celador que vino a ayudar desde el Infantil. Otras terribles, como los técnicos de emergencias buscando algún hueco libre en el pasillo donde dejar a los heridos; o los pacientes que traían en los bancos rojos arrancados de la estación (aún me dan escalofríos cuando cojo el Cercanías). O los datos escritos con rotulador en los brazos de los pacientes. O el silencio que se abatió durante días sobre el hospital.

Hoy no veré el Telediario. Aunque también conservo otras imágenes: las del personal que ese día libraba y acudió en masa al hospital, la de las colas en los autobuses de donación, la de los estudiantes de Medicina haciendo turnos para atender a los familiares, la de los pacientes pidiendo el alta voluntaria para dejar sitio a los heridos, la de aquel laboratorio extranjero que llamó para ofrecer gratis todas las dosis que necesitáramos de su carísimo fármaco, o la de los médicos de otras provincias que se ofrecieron a venir…

Hoy no veré el Telediario. Porque no quiero ver cómo unos y otros utilizan políticamente la tragedia, cómo se lanzan las víctimas a la cara, cómo convierten lo que yo viví aquel día en una estrategia política. Porque no quiero tener que volver a plantearme si sabemos de verdad lo que pasó, si se destruyeron pruebas, si hay cosas que no cuadran y que no interesa aclarar.

Hoy no veré el Telediario. No quiero ver a nadie colgarse medallas a costa del trabajo impagable de los equipos de emergencia, de la valía personal y profesional del personal sanitario, y de la increíble respuesta ciudadana.

Hoy no veré el Telediario. Aprovecharé ese rato para rezar por las víctimas y sus familias, para recordar a los que consiguieron salir adelante, para desear que nunca tengamos que poner en práctica todo lo que aprendimos esos días.

Hoy no veré el Telediario. No lo necesito para saberme afortunada por haber nacido en esta ciudad increíble; para volver a sentir el orgullo de haber crecido en el Marañón; para ser nuevamente consciente de que, entre todos, conseguimos que aquel día la generosidad y la entrega de los madrileños fuera más poderosa que el horror.

lapida bien

Hoy no voy a aprobar ningún comentario que vaya más allá del homenaje a las víctimas. Nada de política. Supongo que lo entenderéis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Hoy no veré el telediario. #11M

  1. Gabi Heras dijo:

    Yo tampoco…pero comparto tu post en mi blog. Un abrazo Ana.

  2. Hola,
    yo sí veré los telediarios, para seguir pensando que hay gente anónima que ayuda y gente anónima que sigue sufriendo… pero también para ver a patanes que siguen tirándose cosas en cara y culpándose unos a otros… sobre todo para saber quién no me conviene en mi vida o en mi país.
    Enhorabuena por el post y gracias a ti (extensivas) a todos los que ayudasteis en ese día…

  3. Míriam dijo:

    Hola Ana, el 11 de Marzo de hace 10 años yo era residente de segundo año de Anestesiología en el Marañón, tengo tantísimas imágenes como tú de ese día….que sé que nunca podré olvidarlo….heridos, quirófanos, más heridos y más quirófanos… Parecía que este año sería el primero en que no lloraría al recordarlo, pero leerte, con tu sensibilidad, ha hecho que se me caigan unos gruesos lagrimones al recordarlo otra vez….No contaré nada más de lo que vimos, porque entonces no pararía de llorar…En este día siempre siento una mezcla de desprecio por las acciones de que es capaz el ser humano y, a la vez, de orgullo, porque ese mismo ser humano, consoló, cuidó, ayudó, y salvó todas las vidas que fue capaz….

    • anadeph dijo:

      Lo sé, Miriam, yo también tengo otros recuerdos que no soy capaz de escribir. Me quedo con las vidas que salvamos, con las familias que acompañamos, con los millones de granitos de arena que formaron una montaña de humanidad… Besos

  4. josemanuel dijo:

    Resulta curioso, pero casi no recuerdo nada de ese día, tan solo flashes de momentos concretos, no recuerdo a los pacientes ni a sus familiares, ni a los compañeros, no te recuerdo ni a ti Ana (siendo además hermanos de residencia). Recuerdo la contradicción interior de sentirme útil y frustrado al mismo tiempo, y sobre todo el silencio y el vacío del hospital los días posteriores.

    • anadeph dijo:

      Mira que no acordarte de mí… 😉 Yo también recuerdo el silencio, y la impresión que me causó bajar al cuarto de shock a los dos días y verlo tan ordenado…

  5. Eva dijo:

    Subscribo todo lo que dices. Salvo q yo entraba de guardia, hospital 12 Octubre, y no llore hasta mañana al mediodia de hace 10 años, cuando volvia a casa por el camino inverso al de los atentados (eso sí, en autobus). No vi TV hasta 3 dias mas tarde, y casi vomito.
    Añado recuerdo a los taxistas, ambulancieros improvisados iniciales.
    YO TAMPOCO ESTOY VIENDO EL TELEDIARIO HOY. He ido paseando hasta la estación Sta. Eugenia, he dibujado la mejor de mis sonrisas para saludar a mis vecinos. Y he vuelto a casa caminando despacito a ver si desaparece este nudo en el estomago.
    Pero aun no he podido comer…

    • anadeph dijo:

      No sabía que te tocó la guardia… Yo me quedé reforzando la guardia del día 12 hasta las tantas, cuando salí ya se había acabado la manifestación. Llovía, pero volví a casa andando porque no me sentí capaz de coger el metro.

      • EvaMaria dijo:

        Si te digo la verdad, me he equivocado otra vez. Recuerdo que era jueves, y mi imagen de volver a casa también recuerdo que es del sábado, porque me impresiono lo vacío que estaba Madrid, silencioso. Ya había empezado el altar de velas en Atocha porque recuerdo el olor a cera derritiendose. Como muchos, me quede hasta las tantas trabajando aquel día, y entré de guardia al siguiente. Por eso pude huir de la TV tanto tiempo…

  6. Antonio R. dijo:

    Gracias por tu ejemplo , hace 10 años y por el de hoy. Me siento orgulloso de pertenecer a una profesión que es capaz de empatizar con el dolor y a la vez mantener la mente abierta para ayudar. Gracias a todos los que ese día supieron elevar al género humano por encima de la barbarie y el horror. Gracias por no olvidar

  7. Pep armengol dijo:

    Como compañero de profesió os entiendo y acompaño en vuestros sentimiento… Pero me indigna las medallas que se colgaron los mandos por lo bien organizada que estvo la operación y lo bien que funcionaron los planes sanitarios… De verdad que fue así? Se ha ocultado algo impidiendo que se mejorara? Alguien se colgó medallas en lugar de meaculpas? Sinceramente…

    • anadeph dijo:

      Siempre hay mucha gente que se cuelga medallas inmerecidas. Respecto a la organización, mi opinión es que las cosas salieron por el empeño de todos y las buenas ideas (y conocimientos, que también, ¿eh?) de mucha gente. Pocos conocían el plan de emergencias, y los simulacros de catástrofe no suelen incluir a los hospitales, no sé muy bien por qué.

      Además, hubo un problema añadido: la buena voluntad de la gente en ocasiones obstaculizó un poco: los heridos leves deben enviarse a hospitales lejos del foco, pero los traían los taxistas, los coches particulares… Hubo hasta un conductor de la EMT que vació su autobús y lo llenó de heridos: muy buena voluntad pero un desastre para el triaje del hospital que te lleguen de golpe un montón de heridos sin valoración previa, y además al hospital al que tienen que llegar los más graves por ser el más cercano.

      Respecto a la autocrítica… yo sí he leído artículos analizando la tragedia y criticando los puntos débiles de la organización. Uno de ellos lo publicamos nosotros mismos en el Critical Care Forum; también se publicó algo parecido en REMI. Pero me quedo con que, con lo que teníamos y sabíamos, todo el mundo echó el resto. De hecho, muy pocos pacientes fallecieron en los hospitales. Se hizo bien, se hizo muy bien con los medios que teníamos, y eso es lo que debe quedar en la conciencia de los profesionales y en la opinión pública.

      Eso sí: ¿tú has recibido algún curso de formación en catástrofes desde entonces, o alguien se ha preocupado de que te leas el plan de catástrofes de la Comunidad? Yo lo he hecho por mi cuenta, pero me temo que la mayoría no. Si volviera a pasar (¡¡¡espero que NO!!!!), sabríamos más por la experiencia, aprovecharíamos las buenas ideas de entonces y evitaríamos los errores que sabemos que se cometieron, pero no porque los responsables hayan puesto los medios para formarnos. Al menos esa es mi opinión.

  8. gonzaroi dijo:

    Difícil las palabras….. desde Uruguay en Sudamérica lo vivimos por TV casi como una tragedia de nuestras propias entrañas, por lo que nos une a España, por lo duro que es sentir el miedo, la impotencia, la bronca y el estupor del ser humano matándose a sí mismo. La prensa internacional pasó “el espectáculo”, pero muy poco de la solidaridad, calidez y amor fraternal derrochado por ustedes. Qué bueno poder compartirlo ahora al leer todos estos comentarios, qué bueno saber que en medio de la peor tragedia creada por el mismo hombre, él mismo puede mostrar otra forma de ser y de hacer que hacen seguir confiando en que es posible un mundo mejor, aunque los sinsabores parezcan mayores que las alegrías! GRACIAS POR DEMOSTRARLO!

  9. Esto último que has comentado, Ana, me ha hecho pensar en que tienes muchísima razón!! Los hospitales nunca son tomados en cuenta cuando hay simulacros de catástrofes…tampoco hay instructivos para la población en general, sobre cómo hacer para no llegar con los heridos no graves al hospital principal…¡oh, vaya! Que acá en Chile , que somos junto a Japón , los países más sísmicos…con una docena de temblores diarios por sobre 3 grados…y nunca he visto un simulacro que incluya a los hospitales!!

    Leí con mucho interés tus reflexiones sobre lo ocurrido hace una década, y recordé lo que sentimos en este extremo del mundo con lo ocurrido en tu país con esas explosiones en los trenes…Fue terrible…y no se merecen las víctimas que haya un aprovechamiento político. ¡no señor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s