¿Gigantes con pies de barro?: Friedrich Wegener

No todos los nombres que han llegado hasta nosotros asociados a enfermedades o dispositivos son fruto de la genialidad de sus propietarios. O quizá sí fueron genios, pero no ejemplares. Entre los casos más conocidos está Reiter: “su” artritis fue despojada del epónimo y pasó a llamarse simplemente artritis reactiva cuando se descubrió que era uno de los médicos que había participado en la terrible experimentación nazi.

Otros casos son más dudosos, como el del patólogo que da nombre la granulomatosis de Wegener. Miembro del partido nazi, recientemente se han presentado datos que lo asocian a los experimentos con seres humanos, pero ninguno es de por sí concluyente. ¿Qué deberíamos hacer? ¿Quitar su epónimo por si acaso? ¿O aceptar su presunción de inocencia?

No cabe duda de que algunos de nuestros gigantes tuvieron los pies de barro. Porque no hay nada tan terrible como cuando la Medicina se pasa al lado oscuro… 

Friedrich_Wegener

Friedrich Wegener nació en Varel (Alemania) en 1907 y murió en Lübeck en 1990. Hijo de cirujano, estudió Medicina en las universidades de Munich y Kiel, donde se graduó en 1932 y trabajó como asistente en el Departamento de Patología.

En 1936 presentó en la Sociedad Alemana de Patología una descripción completa de la granulomatosis (no la primera, puesto que ya un médico escocés había publicado un caso en 1890), tras hacer la autopsia a un joven de 38 años que presentaba granulomas necrotizantes en la nariz, el oído, la faringe, la laringe y la tráquea, asociada a una glomerulonefritis necrotizante. Esta publicación sería ampliada y publicada en 1939 con nuevos casos, constituyendo la que hoy se considera como la descripción clásica de la enfermedad.

¿Qué sabemos de la filiación política de Wegener? Se unió a los “camisas marrones” (las SA, Sturm Abteilung), el ala paramilitar del nacionalsocialismo, en 1932. Al año siguiente, con la llegada de Hitler al poder, pasó a formar parte del Partido Nazi. Hasta aquí, probablemente, poco que reprochar: muchos lo hicieron antes de conocer el auténtico programa nazi y la llamada “solución final”. Incluso muchos médicos se afiliarían más adelante como única forma para poder seguir ejerciendo su profesión, aunque esto sí parece discutible… ¿Acaso no deberían haberse negado, y denunciado lo que estaba pasando? La excusa de que podrían salvar alguna vida no parece válida para los que conocían lo que estaba ocurriendo con su -al menos aparente- consentimiento.

Desde 1935 hasta el comienzo de la guerra, bajo el mecenazgo de Martin Staemmler (uno de los principales defensores de las políticas de “higiene racial”), Wegener trabajó en Breslau.

Fue destinado durante la Segunda Guerra Mundial a Lodz (Polonia) a pocos metros del gueto judío de esa ciudad. Incluso aunque no llegara a participar en los experimentos que se llevaron a cabo en los campos de prisioneros, algo que nunca se llegó a probar, necesariamente tuvo que realizar autopsias de los judíos muertos allí. Apenas 1000 de los 250.000 judíos de Lodz sobrevivieron al holocausto, la mayoría fueron asesinados en el cercano campo de exterminio de Chelmo. No solo eso, sino que existen dudas sobre si el departamento de Wegener pudo participar en experimentos con prisioneros, inyectándoles oxígeno intravenoso para analizar los efectos de la embolia gaseosa. Incluso aunque no participara, no parece creíble que no supiera lo que estaba pasando. Pero, de nuevo, no hay pruebas concluyentes.

450px-Pomnik_Radegast3

Monumento a las víctimas del gueto de Lodz

Al terminar la contienda, fue declarado criminal de guerra por el gobierno polaco, pero nunca se pudo comprobar su participación en los crímenes nazis, por lo que pudo retomar su actividad científica y docente. Aunque se retiró en 1970, aún vivió para ver el descubrimiento de los ANCAs, la clave de la patogenia de su enfermedad.

Debido a su pasado asociado al nazismo, el American College of Chest Physicians le retiró  en el año 2000 (de forma póstuma, puesto que Wegener había muerto en 1990) el premio “master clinician” que le había otorgado en 1989, y algunos autores comenzaron una campaña para eliminar su epónimo de la entidad que describió. Pero a estas alturas, llamar a la granulomatosis de Wegener “vasculitis granulomatosa asociada a ANCAs” o “granulomatosis con poliangeítis” no resulta fácil.

¿Qué hacemos, entonces, con Wegener y su granulomatosis? ¿Quizá sabía lo que estaba pasando? ¿Quizá debió negarse? ¿Tuvo acaso la oportunidad de hacerlo? Demasiados quizás… ¿Qué sería más injusto, conceder la gloria de la Medicina a un criminal, o negársela a un inocente? Yo no lo tengo claro…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes, Bioética, Medicina. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Gigantes con pies de barro?: Friedrich Wegener

  1. Hola,
    realmente no sé si se debería cambiar el nombre a la patología, ya que este hombre fue el que parece que según cuentan la documentó y como se suele decir… “al César lo que es del César”.
    Lo que también tengo claro es que fue complice de crimenes de Guerra, no voy a decir que fuera un Heim o un Mengele, porque no hay pruebas de ello (o las tienen los polacos bajo llave según se cuenta), pero un coronel médico del gueto de Lodz dónde murieron entre 40.000 y 140.000 personas entre 1939 y 1944, algo tenía que saber.
    Difícil decir si para casos como este se debe aplicar la “Memoria histórica”.

    Muy bueno el post, como siempre…
    Un abrazo
    Jose

  2. neumocito dijo:

    Me uno a las enhorabuenas por el post. Yo tampoco lo tengo claro, pero la verdad es que parece poco probable que se pueda erradicar, a estas alturas, un nombre propio que sale en casi todos lo capítulos de House. Me sumo a cateterdoblej y creo que la mejor forma de poner de hacer visible la inquinidad del personaje es divulgar su Historia, para que cuando uno busque en wikipedia “wegener´s disease” o se lo vaya a estudiar en el Harrison, le informe de que esta entidad fue descrita por un médico nazi sospechoso de crímenes contra la humanidad.
    Un saludo

  3. Odiseo64 dijo:

    Qué fácil desde la distancia en tiempo y lugar, criticar alos que vivieron. En una Alemania difícil y complicada. Qué fácil es pedir heroísmos a gente ajena, sin tener que mostrar nosotros ningún ápice de valentía. Y qué sencillo añadir una valoración no probada a alguien que no se sabe culpable. Muy típico de seres ruines sumar voces para castigar a quien alguien más convincente nos señala como culpable. No seré yo quien elimíne un epónimo o enmierde la memoria de quien sin pruebas se le juzga culpable.

    • anadeph dijo:

      Precisamente creo que no he hecho juicios de valor. He comentado hechos probados: que se afilió al partido nazi, que su mentor defendía la”higiene racial” y que trabajando junto al gueto era difícil que no supiera lo que pasaba. Sí, fueron tiempos difíciles. Y sí, debían haberse negado: circunstancias especiales exigen respuestas especiales, incluso heroicas. Así lo creyeron los jueces en Núremberg. Así lo exige la ética.

      Por cierto, he estado a punto de no aprobarte el comentario. No los apruebo cuando “agreden” a otros lectores. Como esta vez parece que sólo va contra mí, lo paso. La próxima vez me lo pensaré mejor.

      Un saludo

      • Odiseo64 dijo:

        Gracias por responder pero me sorprende que te hayas sentido agredida. En realidad no creo que de mis palabras se pueda deducir que haya pretendido ofender a nadie. Simplemente he publicado mi opinión, que es contraria a la corriente general. No sabía que sólo se pudiera ir a favor de lo que digan todos.
        Por tanto, siento que te hayas ofiendido, y descuida, ya no volveré a publicar ningún comentario que pueda ser contrario al pensamiento general. En realidad, no suelo hacer comentarios, pero visto el resultado, me abstendré en lo sucesivo. Gracias por tu aviso.

  4. anadeph dijo:

    Odiseo, si sigues el blog habrás visto que aquí cada uno comenta lo que quiere y en el sentido que quiere y yo apruebo casi todos los comentarios siempre que sean educados. Sin embargo, lo de “típico de seres ruines” a mí sí me parece ofensivo, hacia los que pensamos distinto que tú y hacia los que habían comentado antes, no sé qué opinarás tú. Un saludo

  5. Odiseo64 dijo:

    Gracias por contestar. Esa frase (lo de tipos ruines) era un comentario genérico, no dirigido ni a tí ni a nadie del blog, sino a la tendencia natural que tenemos los homo sapiens a unirnos para machacar a un caído en desgracia. Nunca me ha gustado, por eso me decidí a hacer el comentario contrario. Abogado del diablo que es uno.
    Pero dado que ya veo el problema, estoy de acuerdo en que tomado así, es ofensivo, por lo que me parece correcto que me lo hayas hecho notar y desde luego que lo borres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s