Las prácticas de Anatomía

Tengo en mente varios posts sobre prensa sanitaria y ética. Este es el primero, por su actualidad. Habrá más…

The_Anatomy_Lesson

Es curioso que, cuando empiezas a estudiar Medicina, nadie te pregunte si vas a hacer prácticas con pacientes, a explorarles, a tirar de valva en el quirófano  o a dar algún punto de sutura. Eso podría parecer llamativo, porque al final el alumno siempre incordia un poco al enfermo. Es la única forma de aprender, pero incordia. Y eso que la mayoría de los pacientes acepta sin problemas que le historie, ausculte o palpe la tripa un estudiante. E incluso que le saque sangre o le cosa una herida. Benditos pacientes.

Pero no, cuando empiezas Medicina, lo que te preguntan es si harás prácticas con cadáveres. Siempre con el consiguiente comentario de “es que yo no podría”. Pues sí, entiendo que no es agradable, pero entender los músculos del antebrazo, el conducto inguinal o la transcavidad de los epiplones sin verlos en un cadáver es imposible. Y hace falta descubrir que el hígado es mucho más grande de lo que pensabas, que el corazón está apoyado en el diafragma y que las arterias y venas no son rojas y azules como salen en tu atlas de anatomía. Las prácticas con cadáveres son esenciales. Y ningún modelo anatómico ha podido sustituirlas hasta ahora.

Salta estos días a la prensa el escándalo del departamento de Anatomía II de la Complutense. Y hay que hablar del respeto al cadáver, que es una obligación ética. Por la persona que fue. Porque tomó la decisión de donar su cuerpo para que nosotros aprendiéramos. Por sus seres queridos, que no tienen un lugar donde llorarle. Porque dice mucho de la humanidad del que trabaja o aprende con ellos. Desde siempre, e independientemente de las creencias, el hombre ha respetado los restos mortales de sus semejantes. Profanar un cadáver es algo tremendo, y muy doloroso para los familiares. Sin duda. Y además es delito.

Yo me formé en el otro departamento, el de Anatomía I. La verdad es que no tengo ni idea de cómo se trataban los cadáveres cuando ya no se usaban en las clases. Pero recuerdo que el primer día de prácticas nos pusieron firmes, nos dieron una clase sobre el respeto al cadáver, nos enseñaron a agradecer la donación. Y nos amenazaron muy seriamente con expulsarnos hasta septiembre si se daba la más mínima bromita (y el eminente doctor Puerta cumplía este tipo de amenazas sin que le temblara el pulso, no nos cabía ninguna duda). Como debe ser.

Y también es cierto que hacía falta tomar cartas en el asunto de Anatomía II. Por supuesto. No seré yo la que diga lo contrario.

Pero, sin dejar de defender eso, me temo que la noticia se nos ha ido de las manos. Llevamos una semana de comparaciones macabras, fotos desagradables y detalles innecesarios. El amarillismo se ha instalado en algunas redacciones que estiran la noticia, apelando a ese morbo tan extendido que al final lo que hace es aumentar audiencias de una forma discutible. Se ha hecho mal, vale. Lo hemos denunciado, estupendo. Como se estila en nuestra sociedad, hemos condenado al que los periódicos nos han presentado como culpable, sin presunción de inocencia que valga. Pero por favor, señores, dejemos a los muertos en paz. Vale ya de noticias macabras. Vale de fotos y comparaciones morbosas. Por respeto a los donantes y sus familias. Por respeto a los trabajadores de ese departamento, que probablemente sean en su mayoría buenos profesionales. Por respeto a los estudiantes de Medicina. Para no comprometer la donación de cadáveres a la Ciencia.

Los estudiantes de Medicina respetan los cadáveres. Lo aprenden desde el principio. Valoran la suerte que tienen al contar con ellos para su formación. Los profesores de Anatomía, en general, también los respetan. Y se lo inculcan a sus alumnos. Es hora de que se respeten también en otros ámbitos. Por ejemplo en la prensa.

Por cierto, que una de las asociaciones de estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, demostrando mucha más sensatez que muchos periodistas, ha escrito un comunicado que merece la pena leer. Lo tenéis aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bioética, Medicina. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Las prácticas de Anatomía

  1. Eduardo Palencia Herrejón dijo:

    Por una vez no estoy muy de acuerdo contigo, Ana… quitando fotos macabras y amarillismo de la prensa, es totalmente inaceptable el tratamiento que según parece se daba a los cadáveres en esa cátedra de Anatomía, y eso es lo importante, donde hay que cargar las tintas, y no en los denunciantes. Vamos, que estamos de acuerdo en las dos cosas, pero para mí prima la denuncia del trato dado en la facultad a los cadáveres sobre la forma más o menos desafortunada en que se ha hecho. Quien ha hecho daño a las donaciones y a la enseñanza de la Medicina ha sido quien ha propiciado el escándalo, no quien lo ha dado a conocer.

    • anadeph dijo:

      Por supuesto, Eduardo, si yo soy la primera en denunciarlo. Pero el tratamiento del tema en algunos medios ha sido más que desacertado. A veces incluso ridículo (llamar “cadáveres troceados” a las preparaciones anatómicas es un poquito patético). Han convertido las prácticas de anatomía en una película de terror y no creo que sea correcto.

  2. Lo relevante es que la noticia haya salido, y espero que se depuren responsabilidades de toda índole, me parece que hay motivo para ello más que fundado; la prensa cumple su función, y no debemos exigirles el rigor científico-técnico en sus artículos, sí que el núcleo esencial de la noticia sea verdad. Buena entrada y que motiva a la reflexión. Espero que en este caso se ejerzan las facultades disciplinarias o quizás no? Si no se hace nada daría para otra reflexión. Gracias y enhorabuena por el post

    • anadeph dijo:

      Por lo que he leído tienen expediente abierto y hasta una denuncia. Y el catedrático ha sido dimitido.
      Y no estoy de acuerdo en lo del rigor. Sí que hay que exigirlo, me parece. El rigor y el contexto son muy importantes. Gracias.

  3. Llevaba unos días esperando este post. Vaya por delante que yo he sido Alumno Interno durante dos años del departamento de Anatomía II, he pasado muchas tardes disecando allí cadáveres y preparaciones extra, e incluso bajé varias veces a las salas del sótano que se mencionan en los artículos; no las recuerdo en absoluto tal y como aparecen en las fotos, pero es cierto que han pasado más de seis años.

    Estoy de acuerdo con el contenido del comunicado de IMFSA, pero no olvidemos que es únicamente una asociación dedicada principalmente al intercambio cultural que como tal, no representa más que a sus miembros asociados, que no son sino una pequeña minoría entre los estudiantes de nuestro centro. La Delegación de Alumnos de la Facultad de Medicina, que sí representa íntegramente a la comunidad estudiantil en tanto que los delegados de todas las clases forman parte de ella y tiene la voz y el voto de los estudiantes en Junta de Facultad, en las diferentes Comisiones, y a todos los efectos ante Decanato y Rectorado, ha emitido un comunicado (https://sites.google.com/site/dafmucm/noticias/comunicadodafmucmsobresituacionanatomiaii) que, por razones desconocidas para mí, ha tenido menos repercusión mediática que el de IMFSA cuando tendría que haber sido justo al revés (quizá porque a pesar de que la base es la misma, es más comedido y prudente en todas sus afirmaciones, como creemos que corresponde al momento en que nos encontramos). Puesto que fui Secretario General y Vocal de la Delegación durante toda mi etapa en la Facultad, he participado en su redacción y lo suscribo íntegramente, permíteme Ana que lo utilice para articular mi opinión.

    Creo pues que dicho comunicado hace hincapié en los tres aspectos fundamentales de este problema:

    1. Lo que has explicado en tu post sobre el Departamento I es lo mismo que yo he vivido en el II. Desde el primer día se nos explicó lo agradecidos que teníamos que estar hacia las personas que habían decidido donar su cuerpo a la Ciencia porque gracias a ellos íbamos a ser mejores médicos, y su aportación era algo imposible de sustituir. El primer día que entramos en la sala de disección, pobres niñitos asustados de primero, lagrimeando por el olor a formol, prácticamente no tocamos el cadáver; los profesores decidieron que era mejor dedicar la mayor parte de esa práctica a concienciarnos. Esta actitud es la que yo he visto siempre en todos los docentes con los que he tenido contacto durante las disecciones, sin excepción. Puedo dar fe de ello, que la gente me crea o no ya es algo que está fuera de mi alcance.

    2. Es obvio que algo se ha hecho mal en todo esto por parte de los encargados de gestionar el tratamiento de los restos, por supuesto. Pero ahora que ya va pasando el tiempo y tenemos más información que cuando emitimos el comunicado, queda claro que no es oro todo lo que reluce. La falta de financiación por parte de la UCM que no permitió reparar un horno crematorio en malas condiciones y reconvocar la plaza de una persona jubilada, así como la sospechosa intervención de los sindicatos de la Universidad al enterarse de que, justo antes de que saltara la noticia, se había llegado a un acuerdo con una empresa funeraria externa para procesar los restos… En fin, he tenido la suerte de recibir clases del Prof. Mérida (el recientemente destituido Jefe de Departamento) y de coincidir con él en múltiples Juntas de Facultad, y he de decir que es una excelente persona, un gran docente, la voz de la razón en muchas discusiones acaloradas que no parecían tener salida, se preocupa por los alumnos, escucha a los demás… es mucho más de lo que se puede decir de muchos otros Catedráticos y Jefes de Departamento. Me da una enorme pena ver lo que están haciendo con él, porque desde Rectorado han decidido usarlo como cabeza de turco con tal de que a ellos, que en realidad sólo son políticos, el problema les salpique lo mínimo posible. Quizá nuestro Excelentísimo Rector Magnífico el Sr. Carrillo esté pensando en lo mucho que este escándalo va a afectar a sus posibilidades de reelección. Porque si le hubiera importado de verdad solucionar el problema pensando sólo en el correcto tratamiento de los cadáveres, habría podido facilitar la financiación necesaria para ello (nuevo horno, una persona especialmente contratada que se encargara de incinerarlos…) mucho antes, por ejemplo cuando el Prof. Mérida se quejó de los problemas económicos del Departamento al respecto en Junta de Facultad. Pero no, lo único que le importa es quedar bien, caiga quien caiga. En fin, políticos. Más de lo mismo.

    3. ¿De verdad es fiel a la verdad calificar esta situación de “sótano de los horrores”, “fosa común”, o “matanza de Texas”, como hemos visto en muchos medios de comunicación? Se ha hecho un daño terrible y muy duradero en el tiempo a una institución que en su conjunto no lo merece, y que probablemente afectará a la formación de los futuros estudiantes de Medicina, porque las donaciones de cadáveres van a caer en picado, volviendo quizá a los niveles de hace 25 años en los que había 1 o 2 cuerpos por año, y con este material es imposible garantizar unas prácticas de disección de calidad. Pase lo que pase con la investigación, ésta arrojará sus resultados dentro de meses o años, cuando el asunto ya esté frío y genere menos interés; sean cuales sean sus resultados, en la memoria de la mayoría de la gente de la calle ya perdurará para siempre la existencia del “sótano de los horrores de la Complutense”. ¿Han pensado en esto los “periolistos” redactores de semejantes (malas) novelas de terror? ¿Se han dado cuenta de que estaban juzgando y sentenciando antes incluso de que se abriera la investigación oficial a una institución de grandísima importancia social y educativa? ¿Han decidido contar las cosas tal y como son, con objetividad, respetando la presunción de inocencia y sin hacer juicios de valor? La respuesta a todo ello es no, porque la moderación y la prudencia venden menos y llenan menos portadas y menos bolsillos. No me tiembla el pulso al afirmar que la carrera periodística está más que degradada por muchos de sus miembros que hace tiempo decidieron pasarse el código ético de la profesión por el arco del triunfo, en aras de escalar sólo un poquito más, sin importar a quien pisen. Si estuviéramos en el Viejo Oeste, escupiría en el suelo a sus pies y me tocaría la cartuchera del Colt, a ver si entendían el mensaje. Pero como estamos en la Europa en el siglo XXI, en nombre de todos los futuros estudiantes de Medicina, les doy las gracias por poner una piedra gratuita más en su ya de por sí duro camino. Gracias y que el karma, Dios, o la agrupación estocástica de átomos de Hidrógeno del Universo os devuelva cada cosa buena y mala que hacéis.

    Para que te hagas una idea de hasta dónde ha llegado la cosa, Ana, el actual presidente de la Delegación de Alumnos ha recibido una llamada de amenaza a su móvil personal (a saber dónde lo obtuvieron), en la que se le decía entre otras muchas cosas “médicos nazis, los del Departamento de los Horrores y todos los que los apoyáis tendríais que estar muertos”. Eso es lo que la gente ha entendido de las noticias que salen en el periódico. Creo que sobran los comentarios.

    Perdona por el tocho de respuesta, quedé en que encontraría mi momento, y creo que ha sido este 😉

    • anadeph dijo:

      Gracias por el tiempo que te has tomado en responder, Julio. Aportas mucha información que yo no tenía. Antes de juzgar siempre hay que oír las dos campanas… y tú tenías la segunda. Un saludo.

  4. Algunas consideraciones generales sobre factores que amenazan el rigor en los medios:
    1) La pugna por rentabiizar un modelo de negocio incierto (las ediciones digitales) y otro en claro retroceso (las ediciones impresas) lleva a una intensa pelea por la audiencia en la que es fácil primar el escándalo. La frase de “no dejes que la realidad te estropee una buena historia” se materializa, por desgracia, cada vez con más frecuencia.
    2) Los recortes de personal en las redacciones sobrecargan a los periodistas. Contrastar todas las fuentes requiere tiempo, un recurso escaso con una ‘presión asistencial’ cada vez mayor.
    3) No olvidemos la figura del colaborador, más y más común y fruto directo de los EREs. El precio al que se paga la noticia hace, dígamoslo claramente, que haya un frontera de tiempo de dedicación a partir de la cual no merece la pena seguir trabajando.
    No justifico el mal periodismo, pero es una profesión casi tan vocacional como la Medicina y en la que la degradación de las condiciones de trabajo tiene como víctima directa un bien esencial para la sociedad: la verdad. En esto nos parecemos mucho a los médicos: solo hay que cambiar ‘verdad’ por ‘calidad de la asistencia’.

    • anadeph dijo:

      Gracias, Carlos, nunca lo había visto así. Supongo que también la necesidad de inmediatez de los nuevos canales de comunicación fomenta la falta de rigor. Una noticia puede estar anticuada en media hora.
      El problema es que acaba generando un clima de desconfianza que no sé si es bueno. Yo cuando leo noticias médicas que no tienen ningún rigor me planteo siempre cuántas veces me colarán cosas parecidas en los temas de los que no sé nada. Y es una pena.

  5. anadeph dijo:

    Este post ha recibido muchos comentarios en twitter, que me parecen interesantes para el debate. Con el permiso de sus autores, los transcribo aquí, que los tuits se los lleva el viento:

    @ampariu: Completamente de acuerdo. Yo estudié en Valencia y recibí una primera clase idéntica. Gracias por el post.

    @angeleslop (de El Mundo): Creo que lo ocurrido era tan grave que las imágenes eran clave para una reacción… tal vez… creo que ha faltado hacer comparativa mayor con centros que sí lo hacen bien.

    @meuenlucha: Cuando leí la noticia tuve el mismo exacto pensamiento y recuerdo del profesor Nombela diciendo “prohibido fotos, prohibido risas”. Yo también era de la Anatomía I y tampoco sé qué pasaba fuera de la sala de disección,pero todo era serio y respetuoso con los cadáveres.

    @Plaza_Bickle (de Diario Médico): Mi móvil ha borrado respuesta antes de publicarla 😦 Retomo en cuanto tenga ordenador…Anticipo mi respuesta: la falta de respeto no me parece el principal problema…

    @juanmolay: Muy difícil el tema lo sé, pero tal vez esta frase no fue muy acertada:”Los profesores de Anatomía, en general, también los respetan”. Y odio el amarillismo periodístico, pero también el cargar contra el mensajero, que creo que ya lo denunció hace años sin éxito.

    @saldeana: el escándalo es de tal magnitud por la violación de ética y no exactamente por la periodística. Los hechos son escandalosos, no la noticia. Lo dio @elmundoes, y después todos a su manera.

    @carlosvg: sin duda es impactante. Pero es triste que se llegue a eso. Y también el morbo.

    @elenasevillano (de El País): Llego tarde al debate… Creo que sin esas fotos no se hubiera parado en seco lo que allí sucedía.

    @meuenlucha: Llámame científica, pero explicar el picor del formol no aporta info al desatino! Vamos, que la noticia es el hecho. Lo que sienta el periodista no es importante. Es como si en un informe yo pongo “paciente que huele mal, así no sé si tomará el tratamiento”.

    @saldeana: En #XXIIAniversarioDM ayer, médico indignado de que la Universidad no informara bien. Faltaría explicación científica: cadáveres vs. restos anatómicos, formol, crematorio. Si hay explicación científica, ¿por qué no se ha dado?

  6. Pingback: Cierre de camas y quirófanos en el Marañón. Revista de Prensa LVDH « LA VOZ DEL HULP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s