¿Tu verdad? No, la verdad

¿Tu verdad? No, la verdad,

y ven conmigo a buscarla,

la tuya guárdatela.

(Antonio Machado)

A raíz de la noticia que publica hoy El mundo sobre las intenciones del PP para abandonar la reforma de la ley del aborto, he tenido una interesante conversación en twitter. Vaya por delante que los participantes en la conversación son gente a la que aprecio y con los que coincido en muchas cosas. Y que esto no es una respuesta personal a ninguno, es solo un intento de aclarar mis ideas más allá de los 140 caracteres, y de provocar debate. Ah, y que no voy a hablar del aborto, ¿eh? Ya dije aquí todo lo que tenía que decir.

El caso es que la conversación ha derivado a  respuestas muy similares: “que cada uno actúe según su conciencia” y “los derechos humanos y la ética son fruto de la historia y cambian según cada época y persona”. No es textual, pero era algo así.

Y yo me pregunto, si la ética no es algo objetivo, ¿existe acaso? ¿Son los derechos humanos fruto del consenso? Porque en ese caso, no podríamos rebelarnos contra los países que no respetan los derechos humanos tal y como nosotros los entendemos. Si la mayoría en algunos países acepta la ablación femenina, ¿es ética? ¿Acaso las leyes promulgadas en la Alemania nazi son éticas porque a Hitler le eligieron por mayoría?

En la época de la guerra de secesión, la mayoría de los sureños defendía la esclavitud (¡¡¡y eso que tenían una declaración de derechos del ciudadano!!!). He podido visitar este verano el museo de la esclavitud de Liverpool y estremecerme del horror. Si los derechos humanos fueran una elaboración histórica, ¿la esclavitud entonces era ética?

Lo siento, pero no puedo aceptar una ética del consenso “a palo seco”, tan relativa como la voluntad cambiante de una mayoría voluble (o con poca formación, o con conflicto de intereses, o…). Los derechos humanos emanan necesariamente de la naturaleza humana, de su ser hombres, de su capacidad de pensar, querer y realizarse. Y existen aunque nadie (ni siquiera la ley) los reconozca. Y es obligación del legislador defenderlos. Porque las leyes tampoco pueden ser arbitrarias: están creadas para defender aquello que tiene un valor suficiente para ser defendido. Como los derechos fundamentales. Por eso no se puede legislar cualquier cosa. Por eso el legislador tiene una responsabilidad mayor: según legisla, otorga más o menos valor a los derechos humanos. Y no olvidemos que la ley tiene también (y quizá por encima de todo) función pedagógica, no solo punitiva.

No, no puede actuar cada uno según su conciencia en cosas que afectan a los derechos de los demás. Que hay conciencias muy laxas, señores. O poco formadas. Hay unas líneas rojas en la libertad, aquellas que cruzan sobre los derechos de los demás. Y no se pueden sobrepasar. Y aunque no podemos decir que la ética sean esas líneas rojas (sería reducirla demasiado), sí creo que esas líneas existen y no se pueden mover a voluntad.

Cuando yo defiendo que el embrión tiene derecho a la vida (ya, ya sé que no iba a hablar del aborto, pero es un buen ejemplo) no me baso en la opinión de una mayoría, sino en mis conocimientos de genética. Para mí, un ser con carga genética humana (sí, señora Aído, es así) distinta de todo el resto de seres, no puede ser más que un ser humano. Luego es sujeto de derechos humanos. No por votación, sino por que su realidad lo reclama. Y a veces aceptar la realidad lleva consigo una exigencia de vida. Es más fácil hacerla cambiar según mi conveniencia. Quizá por eso han triunfado las corrientes relativistas. No lo sé. Pero estoy de acuerdo con don Antonio: ven conmigo a buscarla, la tuya, guárdatela.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bioética. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¿Tu verdad? No, la verdad

  1. Eduardo Palencia Herrejón dijo:

    ¡Uf! ¡Ójala yo lo tuviera tan claro! ¿Un embrión de solo un puñado de células es un ser humano con todos los derechos, por el hecho de tener una carga genética única y humana? ¿o es un ser humano en potencia? No es tan fácil, al fin, eso no es ciencia, es una creencia, absolutamente respetable, pero no es La Verdad, yo al menos así lo veo. Pero estoy completamente de acuerdo en que el aborto no se debe trivializar de ninguna manera, que no es un método anticonceptivo, sino la interrupción del desarrollo de una vida humana, un proceso que ya se ha iniciado.

    • anadeph dijo:

      Un grupo de células humanas que constituyen una vida humana en desarrollo, ¿qué otra cosa puede ser? Desde la lógica científica, no desde la fe. Fíjate que santo Tomás creía que no era humano hasta el nacimiento, le faltaba conocimiento científico.
      Perdona el retraso en moderar el comentario, WP lo había mandado al spam …

  2. José dijo:

    Muy bien dicho!. De nuevo comparto tus muy bien expresados pensamientos!!

  3. Jara dijo:

    Desde luego, muy bien expresado, aunque, como sabes, discrepo. Al contrario que tú (y que Machado, por lo que parece), no creo en las verdades absolutas e incontrovertibles. No todos tenemos la misma conciencia ni escala de valores. Si la ética sólo pudiera ser UNA ¿la de quén sería? ¿Hay manera de demostrar que una persona (o ideología o religión o escuela filosófica) ha alcanzado la VERDAD y, por tanto, puede imponer sus criterios a todos los demás? La propia Declaración Universal de DDHH reconoce el derecho a la libertad de conciencia.

    Yo tampoco quiero entrar en el tema del aborto (con respecto al cual, personalmente, tengo serias dudas), pero ya que lo has mencionado te diré que el hecho de que un embrión tenga su propia y exclusiva constitución genética humana, a mi juicio, demuestra que es humano, no que sea una persona.

    Por otra parte, a mí no me cabe la menor duda sobre que la ética, los valores predominantes en la sociedad han variado en el tiempo (y seguro que lo siguen haciendo en el futuro). Un ejemplo personal y no dramático -aunque según cómo se mire-: mi abuela, después de estudiar la carrera, no pudo poner una farmacia (que la habría salvado de mil dificultades con lo que vino después) porque mi abuelo dijo que él se bastaba para mantener a su familia. La DUDDHH, al igual que todos nosotros, considera que toda persona tiene derecho al trabajo ¿Era mi abuelo un monstruo machista que no respetaba los derechos de su mujer? Evidentemente no. Era un hombre bueno, con unos valores propios de su tiempo. ¿Estamos nosotros, o mejor dicho, está alguien en condiciones de asegurar que ya ha llegado a la ética definitiva e inamovible?

    Un abrazo,

    • anadeph dijo:

      Gracias por comentar, Jara. Hablas de “la verdad absoluta” como si fuera una losa que te cae en la cabeza, y yo no me refiero a eso. Yo, como Machado, sigo buscándola. Con tiempo y formación, y escuchando a otros, se va acercando uno, aunque nunca se alcanza.
      Pero sí estoy segura de que la ética tiene que basarse en principios objetivos, en lo que las cosas son. Por eso la deliberación en bioética parte de los datos biológicos, y yo te hablé de ADN para defender derechos.
      Los derechos humanos, o más bien su reconocimiento, son una conquista. Tu abuelo no los reconocía en tu abuela porque tenía muchos condicionantes culturales, igual que en su momento los defensores de la esclavitud. Pero eso no significa que tu abuela no tuviera esos derechos. De hecho, poco a poco hemos conquistado su reconocimiento.
      Dices que no sabes si el embrión es persona. Eso es tanto como decir que hay seres humanos que no son personas. ¿En qué nos basamos para decidir eso? O más bien, ¿quién lo decide? Si preguntamos a Hitler o al dictador de Corea, la cosa se pone chunga. Incluso nuestro democrático gobierno considera “menos persona” a los inmigrantes ilegales, puesto que no les reconoce el derecho a la asistencia sanitaria. No, cosas tan serias tienen que basarse en lo que las cosas son, no en lo que alguien considere que sea. Avancemos en genética y embriología para definir el estatuto del embrión, no en ideologías y opiniones personales. Un abrazo

  4. monicamox1 dijo:

    El problema aquí y en muchos otros casos es que no existe “una verdad” y no voy a entrar yo tampoco ni a defender ni a demonizar el aborto porque lo que creo, independientemente de las consideraciones morales de cada uno, es que es una realidad. Una realidad clandestina o regulada. Una realidad de 100.000 mujeres al año. Y creo que detrás de esas 100.000 mujeres hay 100.000 historias imposibles de juzgar. Y las leyes están también para legislar realidades. Y los legisladores también están para evitar que el gran porcentaje de esas mujeres que abortan por problemas socio-económicos no tengan esos problemas socio-económicos y así reducir realmente las cifras. Porque además, la evidencia esa que tanto nos atrae, nos dice que leyes más restrictivas no disminuyen las tasas luego habrá que buscar esa reducción que TODOS queremos, incluso las mujeres que lo hacen, en una mejor educación y en un mayor apoyo social y económico. Lo demás, debates electoralistas y falsos, como se ha demostrado.

    • anadeph dijo:

      Claro, Mónica, yo soy la primera que creo que la ley es inútil si no lleva asociado un programa de educación afectiva y medios para ayudar a todas esas madres que seguirían adelante su tuvieran apoyos. Lo escribí en el blog en la entrada de Cris y su malformación. Pero no me vale el argumento de “ya que se hace, legalicémoslo para que sea seguro”, porque con ese argumento podríamos pedir que legalizaran la ablación femenina. Como lo van a seguir haciendo, hágamoslo legal y al menos se hará en condiciones asépticas y con anestesia, ¿te imaginas? No, claro que no. No podemos legalizar algo que atenta contra los derechos, aunque esté extendido. Entre otras cosas, porque la ley tiene mucho de pedagógico: si lo legalizas, estás devaluando ese derecho que debías proteger con esa ley. Así que sí, ayudemos a las madres, formemos a los jóvenes. Y protejamos los derechos de todos los seres humanos, también con la ley. Abrazos

  5. Luis Landín dijo:

    Irreprochable argumentación. Saludos!

  6. javier uceda dijo:

    Evidentemente,el embrion tiene carga genetica.
    Para mi la vida comienza en el
    nacimiento y no en la concepcion,me refiero a los derechoa sociales y legales,lo demas son principios perdonales,Creo q se debe regular el dere cho al aborto.
    Como siempre un placer leerte.Un discrepante abrazo.

    • anadeph dijo:

      Por qué? El mismo feto tiene derechos su induzco el parto en la semana 39+1, pero no los tiene si espero a mañana? Sólo porque esté a uno y otro lado de la pared uterina? Como médico soy incapaz de verlo. Tu argumento justificaría el aborto de fetos ya viables…

  7. albertoenblogalta dijo:

    Gracias por tu entrada. Me parece “razonada”, contundente y a la vez respetuosa. Por error se la atribuí a Paloma Larena en el Facebook. Te pido disculpas. Paloma me corrigió y yo lo aclaré…
    Gracias de nuevo. Un abrazo.

  8. mj mas dijo:

    Gracias Ana por seguir siendo la voz valiente que defiende la ética, independiente de ideologías. Porque eso es precisamente la ética, lo que de humano tiene nuestra conducta y es “sagrado” respetar para reconocer así la humanidad en el otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s