Héroes cotidianos

Imagen1Los medios de comunicación se han llenado estos días de héroes. Quizá porque han luchado contra un enemigo peligroso y han vencido. Vale. Es cierto que todos hemos vivido esta batalla como algo personal, y para todos fue un alegrón la noticia del martes. Los profesionales del Carlos III (también los que no salieron en las fotos) han ganado la batalla.
Y me ha hecho pensar que, si el resultado no hubiera sido el mismo, quizá no pensáramos así. Y no sería justo. No es heroico ganar, sino arriesgarse. No es un héroe el que vence, sino el que lucha. Teresa es ahora nuestra heroína, pero ¿no lo son igual sus compañeros, que también se han puesto en riesgo aunque no se hayan contagiado? ¿No son igual de heroicos cuando tratan, con más o menos éxito, a pacientes que no salen en la prensa?

¿Y el resto del personal sanitario? Es verdad que en el Carlos III se enfrentaban a un enemigo cierto. Y hace falta mucho valor. Pero pienso en tantos enfermeros que tratan a diario pacientes con enfermedades transmisibles, a los cirujanos que operan bajo la amenaza de las enfermedades infectocontagiosas, a los anestesistas o intensivistas que hacen técnicas invasivas urgentes sin conocer los antecedentes de los enfermos. Y pienso en los que trabajan en cuidados paliativos sabiendo que nunca curarán a sus pacientes, pero que viven el auténtico sentido de la Medicina. Pienso en la gente que asume como propio el dolor y el duelo de otros. En todos los que arriesgan su comodidad, su salud o su bienestar por esta profesión que exige tanta abnegación. Pienso en los médicos de familia que, sin diagnósticos brillantes ni técnicas espectaculares, sostienen el sistema. En los que siguen adelante en medio de condiciones laborales denigrantes o recortes insostenibles. En los que no se cansan de defender un sistema que los maltrata. Pienso en los que se esfuerzan en suavizar el momento de las malas noticias, en los que no dejan de aliviar y consolar.

Y sé que si les preguntáis os dirán que no son héroes. Simplemente son buenos profesionales. En una profesión que no es sólo una ocupación, sino una forma de entender la vida. Y tenéis razón. No sois héroes. Pero sin vosotros el mundo sería un lugar peor.

Aprovecho esta entrada para dar las gracias a todo el equipo del Carlos III por cuidar a nuestros compañeros. Y a todos los que, también en la sombra, dignificais cada día la Medicina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Medicina. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Héroes cotidianos

  1. Luis dijo:

    Tu comentario es de lo mas acertado que he leído u oido sobre el asunto del “ebola” desde la primera rueda de prensa de la Sra. Ministra de Sanidad.

  2. Angeles dijo:

    ” No es héroe el q vence, si no el que lucha”….Gracias Ana.
    Buen trabajo. Buena lucha!

  3. Elvira dijo:

    Hola Ana:
    Acabo de conocer tu blog y lo poco que he leído me ha encantado. Yo tamibién soy medico (no médica) como tú y de cuidados integrales, como tú (soy médico de familia)
    No puedo sentirme más identificada con lo que escribes. Que derroche de sentido común.
    Un abrazo.

  4. libreoyente dijo:

    Admirada compañera: Soy un viejo médico, ya muy, muy cercano a la jubilación, y me ha llamado la atención tu blog por el título. Es la máxima que siempre me enseñaba mi maestro, ya fallecido, y por la que siempre he tratado de guiarme en nuestro oficio. Después, me han admirado tus comentarios, tan llenos de sentido común y de entusiasmo, al tiempo que de serenidad. Estoy seguro de que los enfermos a los que tratas están encantados y reconfortados. Te deseo que sigas siempre con esa estupenda actitud. Mi admiración y cariño.

  5. Pablo dijo:

    “No es heroico ganar, sino arriesgarse. No es un héroe el que vence, sino el que lucha.”
    Gracias por poner siempre con acierto un punto de moderación, tanto en la crítica como en la exaltación. Esa huida de la crítica fácil o de la exaltación emocional poco reflexiva es uno de los valores presentes en tu blog que lo hacen siempre apetecible de leer.

  6. Pingback: La Crisis del Ebola: Actualización « LA VOZ DEL HULP

  7. Maria Lladó Torres dijo:

    Muchas gracias Ana !
    Soy enfermera jubilada, he intentado vivir la profesión como tú la vas plasmando con tus comentarios, y te doy las gracias por permitirme seguirte.
    Me refresca muchísimo.

  8. Nahir dijo:

    Me ha encantado la historia, no lo conocía! Hacen falta más personas como él!
    Saludos!

  9. Gracias Ana por aportar con tu coherencia y experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s