Niños

UNICEF-premia-a-Quino

“La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”. Albert Einstein

Como es el Día Internacional de los Derechos del Niño, me he acordado de esto que me dio una vez un profesor de pediatría (uno de esos profesores que se recuerdan siempre y que no solo enseñan teoría). Sé que no es original suyo pero no recuerdo el autor:

Los niños vienen en diferentes tamaños, pesos y colores. Se les encuentra donde quiera: encima, debajo, trepando, colgando, corriendo, saltando… Los papás los adoran, las niñas los odian, las hermanas mayores los toleran; los adultos los desconocen, y el cielo los protege.

Un niño es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado y la esperanza del futuro con una rana en el bolsillo.

Un niño tiene el apetito de un conejo, la digestión de una tragaespadas, la energía de una bomba atómica, la curiosidad de un gato, los pulmones de un dictador, la imaginación de Julio Verne, el entusiasmo de una serpentina y, cuando hace algo, tiene cinco dedos en cada mano.

Le encantan los dulces, las navajas, la Navidad, los libros con láminas, el chico de los vecinos, el campo, el agua, los animales grandes, papá, los trenes, los domingos por la mañana y los carros de bomberos.

Le desagradan las visitas, la escuela, las lecciones de música, las corbatas, los peluqueros, las niñas, los abrigos y la hora de acostarse.

Nadie más se levanta tan temprano, ni se sienta a comer tan tarde. Nadie más puede traer en el bolsillo un cortaplumas oxidado, una fruta mordida, medio metro de cordel, dos caramelos, seis soldaditos, una honda, un trozo de sustancia desconocida y un auténtico anillo supersónico con un compartimento secreto.

Un niño es una criatura mágica.

Usted puede cerrarle la puerta del cuarto donde guarda las herramientas, pero no puede cerrarle la puerta del corazón; puede apartarlo de su estudio, pero no puede apartarlo de su mente. Todo el poderío suyo se rinde ante él. Es su carcelero, su amo, su jefe…

Él, un manojito de ruido con la carita sucia.

Pero cuando usted regresa a casa con sus esperanzas y ambiciones hechas trizas, él puede remediarlo todo con dos mágicas palabras: “hola, papá”.

Hoy sueño con unos derechos del niño que no sean papel mojado en tantos países. Sueño especialmente con ver hechos realidad los derechos de todos los niños con necesidades especiales. Sueño con una sociedad que los acoja y los valore desde antes de haber nacido. Porque la Declaración de Derechos del Niño de 1959 y la de Derechos del Niño con Discapacidad de 2007, dicen cosas como éstas:

Imagen4Imagen2Imagen3Imagen1Imagen7Imagen6Imagen5

 Sueño con una sociedad en la que cada niño, independientemente de cuándo, cómo y dónde llegue, sea un tesoro a proteger. Feliz día del niño. ¿Soñamos?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historietas. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Niños

  1. Eduardo Palencia Herrejón dijo:

    🙂

  2. perlita1 dijo:

    Es un hermoso sueño…hasta que nos topamos con la realidad…Yo ayer tuve una experiencia terrible al ver la infelicidad de una alumna de 9 años…y la impotencia de no poder mejorarle la vida.

    • anadeph dijo:

      Qué triste, Perlita. Pero aunque no puedas solucionarle la vida, seguro que le ayudará haberse encontrado con alguien que se preocupa por ella. Qué gran labor la vuestra. Un abrazo

  3. anadeph dijo:

    El autor de la cita es Bert Weeler (gentileza de @mlalanda). Ya sabía yo que alguien me lo diría ; )

  4. africa dijo:

    Nunca dejemos de soñar!!!!!

  5. libreoyente dijo:

    Estimada colega: Con tu sensibilidad habitual consigues transmitirnos fuerza para seguir en la lucha. Como dice “perlita” también encontraremos duras realidades, pero seguiremos luchando en pos de los sueños. Me uno al tuyo, y gracias por el blog

  6. Maria Llad Torres dijo:

    las niñas los odian, las hermanas mayores los toleran…. Me encanta el artículo pero esa frase no debería hablar, me parece a mí , de niñas o hermanas mayores, puesto que el artículo se refiere a niños en general en donde entran ¨niños y niñas¨. Creo que sobra que las niñas los odian ( ¿ las niñas ? ) y por otro lado debería decír ¨niños ¨. Tal vez lo he leído mal, y soy demasiado ¨quisquillosa…? El artículo me encanta. Voy leyendo tus entradas. Gracias. Maria

    Date: Thu, 20 Nov 2014 13:55:19 +0000 To: mllt1966@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s