El burrito

untitled

Me gustan los animales y detesto el maltrato. Creo que el que no muestra compasión por un animal indefenso, más cuando es apenas un cachorro, dice mucho de sí mismo (y nada bueno). Y además los burritos me parecen especialmente simpáticos.

Dicho esto, me resulta estremecedor que la muerte de un burrito haya despertado mucha más atención en los medios de comunicación que la de 130 niños en Pakistán. Hoy en twitter comentaba @mlalanda que nuestra sociedad está enferma, mientras que @Alicia82mad nos hacía caer en la cuenta de que, a la hora de dar relevancia a una noticia, pesa mucho más la cercanía que la gravedad. Yo, desde luego, me pregunto qué es lo que nos impide empatizar con los niños de Pakistán como lo hicimos con los rehenes de Sidney, por ejemplo.. Y por qué olvidamos tan pronto la suerte de los que están, culturalmente, lejos de nosotros. Somos una sociedad que solo se siente interpelada por lo que le afecta a ella: cualquiera podríamos ser un cliente de la cafetería de Sidney, mientras que nuestras escuelas no se parecen a las de Oriente Medio; nos asusta el ébola en Alcorcón, pero no en Guinea. Nos afecta lo que nos podría pasar a nosotros y no hacemos caso de lo que no supone una amenaza directa. No todos, claro, pero los medios plantean así la realidad y nosotros lo aceptamos.

En mi Belén, como en casi todos, pondré este año la figura de un burrito, al que nadie maltratará. Pero esta vez me gustaría poner también muchas otras figuras. Pondría un grupo de niñas, apenas adolescentes, como las que siguen secuestradas y olvidadas en Nigeria; pondría un montón de figuritas rotas, como la vida recién estrenada de estos pequeños paquistaníes; y un grupo de figuras infantiles con rasgos árabes y judíos, jugando juntas. Me gustaría poner, en el río de papel de plata, una barquita con una madre subsahariana abrazada a su pequeño, tras sobrevivir a un largo viaje sin destino; seguro que mi lavandera la acoge en su casa. A la entrada del portal, pondría un montón de niños soldado, abandonando las armas, para siempre, a los pies del Niño. Y en las afueras de Belén instalaría un hospital de campaña para atender a un montón de niños de Liberia y Sierra Leona; seguro que no me faltan voluntarios. A los camellos de los Reyes les llenaría las alforjas de cuadernos y lapiceros para las niñas de todos esos países que cruzarán en su viaje, esas que no conocen el derecho a la educación.

Supongo que a mi burrito no le importará perder protagonismo. Al fin y al cabo, es Navidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historietas. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El burrito

  1. paloma dijo:

    Cada vez te superas mas. Esta entrada es la mejor de todas con diferencia. Si no te importa te copio el Belen.

  2. Ramón dijo:

    Pues a mi me gustaría, Ana, que también pusieras en tu belén un burrito desnutrido, maltratado, con las costillas bien visibles. Porque en este país tenemos un gravísimo problema de maltrato animal y cada vez que se le intenta dar visibilidad, se acude a la falacia del falso dilema.
    Me duele hasta lo inimaginable lo que ha pasado en Pakistan, pero poco más puedo o hacer por ello que lo que ya hago con mi activismo. Pero me duele también lo que se hace con los animales en este país y nadie hace nunca nada, siendo mucho más fácil, con la justificación de que más sufren los niños en África o, ahora, en Pakistan. No me gustan los fariseos.
    Está muy bien y es muy necesario golpear la sensibilidad de nuestra anestesiada sociedad con un comentario que aumente la visibilidad de lo que está pasando en Oriente Medio, pero el empleo de este falso argumento dudo que consiga nada en favor de los niños maltratados allí o en cualquier otra parte y en cambio, conduce a la parálisis. La gente se sentirá justificada para mirar para otro lado cuando tenga cerca un caso de maltrato animal contra el cual es muy fácil actuar.

    • anadeph dijo:

      Para nada creo que se esté planteando aquí el dilema que dices. De hecho, dudo que una persona que tolera el maltrato animal sea luego compasiva con la gente.
      No es cuestión de que se haga invisible el problema del maltrato, sino de hacer visible el horror que sufren tantas personas, de poner las cosas en su justa medida. No es lo uno o lo otro, es golpear las conciencias que ignoran lo que pasa fuera de sus fronteras. Y dudo que el poner encima de la mesa un problema lleve a la parálisis frente a otros, la verdad. Pero fíjate, ayer en twitter fue TT el activismo para que no cambie el contenido de Sálvame, y no Pakistán. Somos una sociedad patética…

  3. MªEu dijo:

    Yo quiero ser una figurita de tu Belén

  4. libreoyente dijo:

    En nombre de todos los niños del mundo, y de todos lo que queremos seguir sintiéndonos niños, gracias!. Feliz Navidad.

  5. Carmen de la Fuente Hontañón dijo:

    Ana ! Muchas gracias! Feliz Navidad!

  6. perlita1 dijo:

    Pues fíjate que, leyendo las noticias, pensaba lo mismo que tú…Ya parece que nos resbalan los desastres…esas niñas que llevan meses secuestradas por ese loco, y el mundo no hace nada…o aquellas niñas violentadas sexualmente, y que son acusadas y castigadas más encima!

    Muy bueno este artículo, amiga.

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s