René Laennec: un genio de la Medicina, un hombre bueno

“He podido escuchar muy claramente el latido del corazón de un hombre. Quien sabe si fuese posible descubrir los movimientos de las partes internas de los cuerpos por los sonidos que emiten”.

Robert Hooke (1635-1703)

El próximo año se cumplen 200 años del nacimiento del estetoscopio. Su inventor, uno de esos genios de la Medicina del siglo XIX, dotaba a los médicos de un instrumento imprescindible y cambiaba el diagnóstico para siempre. Y, a pesar de su genialidad, sus contemporáneos lo recordaban, sobre todo, por haber sido “un hombre bueno”.


800px-Rene-Theophile-Hyacinthe_Laennec

René Théophile Hyacinthe Laennec nació en Quimper (Francia) el 17 de febrero de 1781. Cuando contaba solo seis años, su madre falleció de una probable infección puerperal. Su padre envió entonces a su hija con una tía, y a los dos hijos primero con su abuelo y, años más tarde, con su tío Guillaume Laennec, médico, lo que propició la naciente vocación de René.

Estudió Medicina en París gracias a una beca, ya que su padre, que desaprobaba su elección, se negó a pagarle los estudios. De hecho, René llegó a suspender temporalmente su carrera para dedicarse al griego y a la literatura. Pero su insaciable ansia de conocimiento le llevó de nuevo al camino de la Medicina.

En 1803 se graduó, y obtuvo además dos de los cuatro premios del concurso nacional de Medicina. Como curiosidad, en el examen de cirugía en el que obtuvo uno de los premios, tuvo que efectuar la amputación de un brazo bajo la supervisión de Dupuytren. Como examen fin de carrera no estaba nada mal…

Un año más tarde defenderá su tesis titulada “Proposiciones sobre la doctrina de Hipócrates en relación con la Medicina práctica”. Siendo aún estudiante había publicado ya sus primeros trabajos científicos, sobre temas tan diversos como la amenorrea, la peritonitis y las enfermedades hepáticas, y colaborado como editor del Journal de Medecine.

Terminada la carrera, la falta de un mecenas le impidió optar a una plaza hospitalaria, por lo que se dedicó durante un tiempo a la práctica privada. En 1814 fue reclutado para atender a los soldados bretones que participaban en las campañas napoleónicas.

Poco después de su vuelta, en 1816, fue nombrado médico jefe del hospital Necker.

Laennec_memorial,_Necker_Hospital,_Paris_3

Uno de los edificios antiguos del hospital Necker, según se conserva en la actualidad.

800px-Laennec_memorial,_Necker_Hospital,_Paris_1

Hopital_Necker_Laennec_stethoscope_2

En la entrada del hospital, una placa conmemora el descubrimiento de la auscultación. Exactamente no se inventó en el hospital…

Ese mismo año atendería el caso que le llevó a inventar el estetoscopio. Según su propio relato, debía atender a una joven embarazada con lo que parece ser una miocardiopatía periparto. Hasta entonces, los médicos podían utilizar la palpación, la percusión o la auscultación directa, apoyando directamente la cabeza en el pecho del paciente (la técnica de auscultación inmediata que ya había descrito Hipócrates). Pero esto último podía resultar incorrecto al tratarse de una joven, y poco práctico debido a lo avanzado del embarazo. Laennec entonces recordó un fenómeno acústico que había notado viendo jugar a unos niños: uno de ellos ponía en su oreja el extremo de un palo de madera y oía los ruidos que sus amigos hacían rascando el otro extremo con un clavo. Presa de una repentina inspiración, Laennec enrolló unos papeles y los apoyó sobre el tórax de la paciente. Probablemente él fuera el primer sorprendido al notar con cuánta claridad oía los ruidos cardiacos al acercar su oreja al otro extremo.

Tras esta experiencia, que reprodujo al poco tiempo ante sus alumnos del hospital, Laennec construyó su propio estetoscopio con un cilindro de madera de 25 cm.  Más tarde, tras haber experimentado con diversos materiales y tamaños, se decidió por uno de 30.5 cm, desmontable en tres piezas. También llegó a la conclusión de que los ruidos cardiacos se auscultaban mejor con un cilindro macizo, mientras que la presencia de un conducto central permitía escuchar mejor la voz y los ruidos respiratorios. Muchos años más tarde, los fonendos son huecos pero se fabrican con una membrana (similar al cilindro macizo) yuna  campana (como el hueco).

800px-Laennecs_stethoscope,_c_1820._(9660576833) cc By-Sa 2.0

El estetoscopio de Laennec se conserva en el Museo de la Ciencia de Londres          (foto: Science Museum London) 

Desde ese instante, la obsesión de Laennec será correlacionar esos sonidos que escucha con tanta claridad con la patología de los enfermos. Con admirable minuciosidad, realiza la autopsia a todos sus pacientes fallecidos, y llega a caracterizar la semiología del enfisema, edema de pulmón, bronquiectasias, neumonía, neumotórax… y también la afectación extrapulmonar de la tuberculosis.  Suyos son los términos estertores, roncus, crepitantes, frémito, soplo… que seguimos utilizando hoy en día. Mucho menos éxito tuvo, sin embargo, a la hora de explicar el origen de los ruidos cardiacos.

800px-Laennec_-_Théobald_Chartran

Laennec en el hospital Necker, auscultando a un tuberculoso delante de sus alumnos. Theobald Chartran, 1816.

Laennec también acuñó el concepto de “auscultación mediata” y el término estetoscopio (de stethos, tórax, y skopos, examen), aunque él lo llamaba muchas veces simplemente “el cilindro”.

En 1819 publicó su obra “Tratado de la auscultación mediata”, en la que se referirá a su invento (y a su propia vida) con estas palabras: “la parte más importante de un arte es ser capaz de observar con atención”. Como curiosidad, en un simpático 2×1, con la compra del libro se recibía también un estetoscopio. En 1821 el propio New England Journal of Medicine habla de la auscultación mediata, pero a pesar de ello muchos médicos de la época la seguirán rechazando durante décadas.

Rene-Theophile-Hyacinthe_Laennec_(1781-1826)_thesis_title_page 800px-Rene-Theophile-Hyacinthe_Laennec_(1781-1826)_Drawings_stethoscope_and_lungs 800px-Rene-Theophile-Hyacinthe_Laennec_(1781-1826)_Drawings_diseased_lungs

El libro de Laennec, el diseño de estetoscopio y varios esquemas sobre la patología pulmonar contenidos en él.

Aunque centrado en la neumología y, especialmente, en el estudio de la tuberculosis, el legado de Laennec abarca muchos otros campos de la Medicina: sugirió el nombre de cirrosis, (de kirrós, amarillo), motivo por el cual se sigue llamando cirrosis de Laennec a la de causa alcohólica, describió adherencias y falsas membranas, caracterizó la ascitis como consecuencia de un proceso inflamatorio… También el término melanoma es cosecha suya, a la vez que describía las metástasis pulmonares de este tipo de tumor. En la creación de todos estos neologismos influyeron, sin duda, los conocimientos de griego que Laennec debía al empeño de su padre.

En las biografías de la época se destaca que era un ferviente católico, admirado y querido por sus estudiantes y por los más desfavorecidos, por los que se preocupaba constantemente. Se decía que su lema en la vida era evitar a toda costa causar problemas a nadie.

Murió de tuberculosis en 1826, probablemente contagiado mientras realizaba una autopsia a uno de sus pacientes. Había vivido apenas 45 años. Cuenta la tradición que se diagnosticó él mismo e, incluso, que llegó a ensayar sobre sí mismo algunos tratamientos.

En el testamento, dona a su sobrino su propio estetoscopio, describiéndolo certeramente como “el mayor legado de mi vida“. El legado de un médico admirable, el legado de un hombre bueno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a René Laennec: un genio de la Medicina, un hombre bueno

  1. Hola,
    me encanta Laennec.
    Ya se echaban de menos estos posts ;))
    Un abrazo

  2. Hola Ana:
    Como siempre, una delicia leer tu serie! Me ha encantado por lo bien documentada pero sobre todo por lo bien escrita que está. Si quieres conocer más a otro gigante de la Medicina, te invito a leer mi último post dedicado a la figura de Gianni Bonadonna: “Gianni Bonadonna, el triunfo del estudio y la perseverancia…” wp.me/p2YaY3-eq

  3. fguzon dijo:

    Lo mejor del estetoscopia es poder escuchar el corazón del paciente.
    Casi mejor que escuchar al paciente, mirándolo a los ojos, y cogiéndole la mano cuando lo necesita.
    Muchas gracias Ana.
    Nos hablas de estás pequeñas cosas que nos emocionan, que nos hacen darnos cuenta no de lo que ayudamos a los pacientes, sino lo que nos ayudan ellos a ser mejores personas.
    Un beso.

  4. neumocito dijo:

    Si, Laennec estaba en el “debe” magnífico blog. Gracias por esta agradable entrada. Y eso que este paso, dentro de 10 años tendremos que ver el fonendoscopio que ahora tenemos en el cuello en una vitrina en los museos. Hasta los medios generalistas hablan de la muerte del fonendo en el era de la eco portátil (” de bolsillo”). http://www.bbc.com/news/health-25861086 . Así que, Ana, vete pensando en repetir esta entrada dentro de unos años incluyendo la explicación de lo que era un fonendoscopio y como funcionaba. Un saludo.

  5. Grace dijo:

    Fantástica entrada. Soy enfermera y también utilizo mucho el fonendo. A veces cuenta más que el propio paciente! Genial Laennec y su invento. Me encanta el blog y enterarme de los entresijos de antaño y de su uso, hoy

  6. Luis dijo:

    Estimada médico (y no médica como MUY BIEN dice).
    Nunca he escrito un comentario en un blog, pero después de leer algunas de sus estradas recientes, no he podido resistirme.
    Admirable.
    No me cabe duda que ha sido la Providencia quien me ha conducido a su lectura, que me ha procurado un gran alivio. Qué sentido común, qué nobleza en sus pensamientos, qué calidad en la redacción… es evidente que sólo su humanidad supera a su profesionalidad. Sólo me resulta incomprensible de donde consigue sacar el tiempo.
    Sepa que con esto hace mucho bien, que Dios la bendiga.

    • anadeph dijo:

      Vaya, muchas gracias, Luis. Me alegro de que resulte útil. Tiempo tengo poco, pero me lo planteo como un hobby y al final siempre encuentro algún ratito (no tanto como me gustaría).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s