Hans C.J. Gram: más clínico que microbiólogo

Ayer “participé” en el primer curso de Microbiología en twitter, que podéis seguir con el hashtag #microMOOCSEM. El curso -para mí, absolutamente recomendable- es la suma de un formato original y un contenido interesantísimo. La primera clase tenía que ver con la historia de la Microbiología y me hizo recordar este post a medio escribir desde hace tiempo. Es hora de sacarlo del cajón y reactivar un poquito el blog. 

gram

Hans Christian Joachim Gram nació en Copenhague el 13 de septiembre de 1853.

Mientras estudiaba el bachillerato en la Escuela Metropolitana de su ciudad natal ya se había convertido en ayudante del profesor de botánica y zoología Japetus Steenstrup. Su dedicación a estas ciencias sería, probablemente, el germen de su afición por la farmacología.  Pero Gram se sentía más inclinado por la Medicina que por las ciencias básicas.

220px-Japetus_Steenstrup_(Jerndorff)1885enelFrederiksborg Museum

Japetus Steenstrupo fue un famoso biólogo, zoólogo y geólogo danés. 

Tras graduarse en la Universidad de Copenhague en 1878, trabajó como residente en el Hospital Municipal de Copenhague. Allí llevó a cabo investigaciones en el campo de la hematología, especialmente en el tamaño y número de los eritrocitos en diversas enfermedades. Su trabajo sobre la anemia microcítica hipocrómica le hizo ganar la medalla de oro en la Universidad en 1882, y constituyó el tema de su tesis, defendida un año después. Fue además uno de los primeros en describir la macrocitosis de la anemia perniciosa y desarrolló, junto a William Henry Howell, un método para medir los tiempos de coagulación sanguínea.

La Universidad de Copenhague y su Hospital Municipal en la actualidad

Terminado el doctorado, Gram dedicó dos años a viajar por Europa, formándose en farmacología y bacteriología. Fue durante este periodo, trabajando en el laboratorio de Karl Friedländer en Berlín, cuando definió la técnica de tinción bacteriana que le hará famoso. Por cierto que, muchos años después, al anciano Gram le resultaba especialmente gracioso ser mundialmente conocido por algo a lo que había dedicado unos pocos meses de trabajo cuando solo contaba 31 años (de hecho, cuentan que realizó la nueva tinción apenas dos semanas después de llegar a Berlín).

Tal vez inspirado por los trabajos de Paul Erlich, o quizá, como defienden algunos historiadores, fruto de un accidente con los reactivos, Gram comenzó a realizar tinciones con violeta de genciana fijadas con lugol y lavadas con etanol sobre muestras de tejidos de pacientes fallecidos por neumonía. Comprobó que, tras el lavado, algunas bacterias conservaban el color violeta, mientras que otros lo perdían.

220px-Gram_stain_01 S aureus y E coli

Tinción de Gram en la que se aprecian S. aureus (gram positivos) y E. coli (gram negativos).

Consciente de las limitaciones de la técnica, en su primera publicación en la revista Fortschritte der Medezin, en 1884, Gram escribió: “he publicado un método, aunque soy consciente de que todavía es defectuoso e imperfecto; pero deseo que en manos de otros investigadores pueda ser de utilidad”. Su deseo se cumplió años después, al incorporar Carl Weigert un nuevo paso al proceso: la adición de safranina después del lavado teñía de rojo las bacterias que no retenían la coloración.

Weigert_Carl

Carl Weigert (1845-1904) fue un reconocido patólogo alemán

Los microorganismos teñidos de violeta se llamarán desde entonces Gram positivos, y los teñidas de rojo Gram negativos, distinción clave en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Sin embargo, no será hasta mediados del siglo XX cuando la microbiología moderna pudo dar una explicación estructural a esta diferencia de tinción.

Al poco tiempo de ser definida, la tinción de Gram sirvió para resolver un conflicto entre el propio Friedländer y otro microbiólogo, Albert Fraenkel, sobre el microorganismo que causaba la neumonía. Friedländer defendía que era su recién cultivado Friedlander’s pneumobacillus (hoy conocida como Klebsiella pneumoniae) y Fraenkel abogaba por otro microorganismo que él mismo acababa de aislar por primera vez: el pneumococo. La discusión hubiera sido muy fácil de resolver gracias a Gram (ya que uno era Gram negativo y el otro Gram positivo)… si no fuera porque ambos son potencialmente causantes del mismo cuadro clínico.

Pero Gram era, en realidad, mucho más clínico que microbiólogo. A la vuelta de su viaje europeo abandonó las tinciones y continuó trabajando en su consulta privada de Medicina Interna y en el Frederiks Hospital. Tenía fama de ser un excelente clínico, cuyas minuciosas exploraciones resultaban con frecuencia excesivas incluso para sus propios estudiantes.

FredriksHospital

El Frederiks Hospital danés en torno a 1900

Desde 1891 fue además profesor de farmacología en la Universidad de Copenhague, puesto que permutó en  1900 por la cátedra de patología y terapéutica. Fruto de su labor docente, publicó un libro en cuatro volúmenes sobre sus trabajos clínicos –Klinisk-therapeutiske Forelaesninger- que se convirtió en referencia imprescindible para los estudiantes de su país.

books

En sus últimos años, publicó uno de los primeros ensayos clínicos prospectivos, comparando la tasa de esterilización de la orina en pacientes con pielonefritis mediante el empleo de tres antibióticos distintos. Cada grupo de tratamiento estaba formado por 27 pacientes.

Hans Christian Gram murió en Copenhague a los 85 años de edad, el 14 de noviembre de 1938. A pesar de que su técnica de tinción sigue siendo, más de 130 años después, referencia imprescindible en las enfermedades infecciosas, nadie pensó en él para otorgarle un premio Nobel que hubiera sido más que merecido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hans C.J. Gram: más clínico que microbiólogo

  1. libreoyente dijo:

    Excelente post, como todos los tuyos. En mi próxima visita a Copenhague le seguiré la pista a tan excepcional personaje, con tu escrito en la mano.

  2. Iñaki dijo:

    Muchas gracias por el extraordinario trabajo recopilatorio de datos de personajes célebres en la Historia de la Medicina al que sabes adornar con un texto magnífico.
    Este verano me he dedicado a leer todas las entradas correspondientes a la serie Gigantes y espero impaciente la próxima entrega.

    Una nota: en esta entrada, aunque se sobreentiende, en la frase “Los microorganismos teñidos de violeta se llamarán desde entonces Gram positivos, y los teñidas de violeta Gram negativos,…” está repetido el violeta (los Gram negativos se tiñen de rojo).

    Gracias otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s