Del campo de concentración a los anales de la Medicina: W. Ganz y J. Swan

William-Ganz-001

Vilemm Ganz nació el 7 de enero de 1919 en Kosice (Checoslovaquia). Empezó Medicina en Praga en 1938. Dos años más tarde, Kosice es anexionado a Hungría y Ganz, convertido ahora en un extranjero en Praga, es obligado a volver a su pueblo. Debido a su origen judío, fue enviado a un campo de trabajos forzados en Hungría, en el que pasaría casi seis años. En 1944, los alemanes empiezan a trasladar a los judíos húngaros a Auschwitz, y Ganz, que sabe que está en las listas de trasladados, consigue milagrosamente escapar. Como muchos otros judíos, permanece escondido  bajo identidad falsa en Budapest hasta el final de la guerra.

En 1945, cuando el ejército ruso libera Budapest, Ganz puede retomar su interrumpida carrera. Finalmente se gradúa en 1947, con el mejor expediente de su promoción.

Durante casi 20 años trabajó en Checoslovaquia. Pero el gobierno comunista no deja de poner trabas al trabajo científico de Ganz, de nuevo por el hecho de ser judío. Desengañado con el régimen, en 1966 Ganz recibe un permiso para viajar con su mujer e hijos a Italia. Aprovechando el viaje huye a Viena y, de ahí, a Estados Unidos.

Una vez en América, se establece en Los Ángeles y consigue trabajo en el Cedars Sinai Medical Center, donde pasará el resto de su carrera. Su jefe en el departamento de cardiología será Jeremy Swan, con quien diseñará en 1970 el catéter de arteria pulmonar que lleva su nombre. Ganz (que cambió su nombre por el de William) definía la colaboración entre los dos científicos como “amor a primera vista”.

6a00d8341c630a53ef015437a3f494970c-640wi

Jeremy Swan había nacido el 1 de enero de 1922 en Irlanda, y se graduó en el Saint Thomas Hospital, en Londres. Hijo de médicos, estuvo a punto de morir de meningitis con 17 años: su madre fue quien le salvó administrándole sulfamidas, los únicos antibióticos disponibles entonces. Swan también conoció los horrores de la guerra, pues trabajó durante dos años como director médico (¡y eso que se acababa de graduar!) en Irak, en el Servicio Médico de la Royal Air Force.

En 1951 emigró a Estados Unidos, y durante unos años trabajó en la clínica Mayo, dedicado especialmente a las cardiopatías congénitas y al estudio de los shunts cardiacos. La buena reputación conseguida por Swan le abrió las puertas del excepcional departamento de cardiología que se estaba formando entonces en el Cedars-Sinaí. Allí conocerá (y promocionará) al investigador cuyo nombre ha quedado unido al suyo para siempre.

jeremy swan2

Jeremy Swan

En los años 60 las leyes médicas de California son estrictas, y Ganz no puede ejercer durante esos primeros años, así que queda confinado al laboratorio. Realiza investigaciones sobre técnicas de monitorización, medición de gasto cardiaco y saturación de arteria pulmonar, y sobre complicaciones cardiopulmonares de diversas patologías.

En 1967, Swan y Ganz desarrollan un catéter flexible, con un balón hinchable en el extremo, que “navega” en el torrente circulatorio hasta alcanzar la arteria pulmonar. El balón permite, además, enclavar el catéter en vasos de pequeño calibre para obtener la presión de aurícula izquierda. Hasta ese momento, la cardiología invasiva solo contaba con catéteres relativamente rígidos, difíciles de dirigir y con alta tasa de complicaciones.  Con el nuevo catéter, el procedimiento es más rápido (35 segundos de media, según la publicación original del propio Swan) y seguro.

Este es el catéter de Swan-Ganz, tal y como se comercializa hoy:

2014-02-21 12.50.12 (1)

Realmente fue Swan el que ideó este método, observando los barquitos de vela en la playa de santa Mónica, un día después de haber realizado un cateterismo especialmente difícil: se imaginó lo sencillo que sería dirigir el catéter si pudiera navegar como un barco en el torrente circulatorio. Ganz le ayudaría a sustituir su idea del barco por un pequeño balón hinchable.

Además, Ganz creó un método para medir el flujo sanguíneo que fue incorporado al catéter un año más tarde: la termodilución. El propio Swan había inventado años antes el método del verde de indocianina.

Playa- Santa-Monica_Los-Angeles_USA_01Aquí nació el catéter de arteria pulmonar. No parece mal sitio…

Sin embargo, quizá la mayor aportación a la Medicina de William Ganz no fuera el catéter de arteria pulmonar: también jugó un gran papel en los inicios de la fibrinolisis en el infarto de miocardio. Basándose en los primeros ensayos de Peter Rentrop, que había “deshecho” los trombos de las coronarias de siete pacientes con una guía metálica, Ganz dedujo que sería posible hacerlo con un agente trombolítico. En 1982, tras varios estudios en animales, puso en marcha el primer ensayo en humanos junto con su colega Prediman Shah.

Swan murió el 7 de febrero de 2005, precisamente de insuficiencia cardiaca, en su hospital, el Cedars-Sinaí. Ganz murió el 11 de noviembre de 2009, a los 90 años de edad. En palabras de su hijo Thomas, también médico, “la Medicina fue su profesión, su pasión y su hobby”. No era para menos, ya que para poder ejercerla había tenido que huir en dos ocasiones de los totalitarismos que asolaron Europa en el siglo XX.

En mi opinión, Swan y Ganz son otros dos gigantes que se merecían (y no recibieron) el premio Nobel.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes, Historias de la UCI. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Del campo de concentración a los anales de la Medicina: W. Ganz y J. Swan

  1. Josep Armengol dijo:

    Lástima que el catéter dirigido por balón no fuera una idea original… Lo copiaron… Incorporarle termodilución (copiada) sí

    • anadeph dijo:

      ¿A qué te refieres? Sé que la termodilución la propuso un colega de Ganz en Praga, pero hasta donde yo sé nunca se había puesto en práctica (no existía el catéter apropiado). En cuanto a que hubiera un catéter con balón previo, no lo he visto en ningún sitio.

  2. neumocito dijo:

    Nuevamente Ana, gracias por esta estupenda entrada. Esta historia de médicos y campos de concentración contrasta con otra de médicos y nazis, y con el Nobel que si dieron a los que desarrollaron el cateterismo cardiaco (Forssmann, Cournand y Richards). Curiosamente Werner Forssmann, médico alemán que se afiliaria al partido nazi en 1932, experimentó en sí mismo pasando un catéter desde su vena cubital anterior hasta llegar a aurícula derecha, confirmándolo mediante rayos X. Esto está reconocido como el primer cateterismo cardiaco. En la guerra fue oficial médico y hecho prisionero de guerra, pasando por varios campos de prisioneros. Tras la guerra, cambió la “víscera noble” por órganos algo menos nobles, dedicándose a la Urología. Un saludo

    • anadeph dijo:

      Eso es porque el cateterismo lo hizo con una Foley y claro, le cogió cariño al sondaje vesical 😉 La historia de Forssmann la tengo reservada para más adelante, se la he prometido a mi hemodinamista favorita (@meuenlucha).

  3. Pingback: Historia del catéter de Swan y Ganz « Emergency & Critical Care With Dr. Rafael Perez Garcia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s