Henry Heimlich: ¿genialidad o fraude?

_38920585_heimlich203

Henry Heimlich nació en Wilmington (Estados Unidos) el 3 de febrero de 1920. Se graduó y doctoró en la Universidad de Cornell en 1941 y 1943 respectivamente.

Ya en sus primeros años de ejercicio durante la Segunda Guerra Mundial dio señales de su afán innovador: ideó un tratamiento para el tracoma mezclando sulfadiazina sobre una base de espuma de afeitar. No parece un colirio demasiado delicado, pero la idea es ingeniosa.

Heimlich ha pasado a la historia sobre todo por la maniobra para desobstruir la vía aérea en los atragantamientos. La publicó por primera vez en junio de 1974, en un artículo de opinión en la revista Emergency Medicine. Apenas una semana después se publicaba en un periódico de Seattle el primer caso en el que se empleó eficazmente esta maniobra. Sorprendentemente, el que lo realizó fue un camarero jubilado, cuya afición por leer Emergency Medicine resulta cuando menos curiosa.

500112-fx6

Heimlich había probado su maniobra en perros anestesiados, a los que obstruía el extremo del tubo orotraqueal. La presión subdiafragmática ejercida hacía salir volando el tubo.

En 1986, las guías de la AHA dejan de recomendar los golpes en la espalda como tratamiento del atragantamiento, sustituyéndolo por la maniobra de Heimlich. En 2005, sin embargo, vuelven al algoritmo pre-1985, recomendando en pacientes consicentes cinco golpes en la espalda y, solo si eso falla, cinco compresiones abdominales (las guías no las llaman en ningún momento de “maniobra de Heimlich”. La maniobra de Heimlich para paciente inconsciente es, además, eliminada de las guías, sutituyéndola por compresiones torácicas similares a las de la RCP. Este último cambio de las guías no está reflejado en la página web personal de Heimlich.

La maniobra de Heimlich no estuvo exenta de otro tipo de polémicas: en los años 90 se realizaron ensayos en parques acuáticvos para comprobar la efectividad de la maniobra en ahogados. Se levantaron voces críticas, puesto que eran ensayos en pacientes que no habían dado sus coinsentimiento, en una situación de vida o muerte. De hecho, la maniobra nunca se incluyó en los protocolos de tratamiento de ahogados por el riesgo de provocar la broncoaspiración masiva del contenido gástrico.

También inventó (y dio nombre) a la válvula de drenaje torácico que aún hoy se emplea en las heridas penetrantes de tórax. Según sus propias palabras, las muertes por heridas de bala que presenció durante la Segunda Guerra Mundial le hicieron buscar una solución que impidiera la compresión pulmonar en los hemo-neumotórax traumáticos.

55

A partir de los años 80, Heimlich cambia radicalmente el rumbo. Sugiere que el VIH, el cáncer y otros trastornos como la enfermedad de Lyme podrían curarse infectando al paciente con el parásito que produce la malaria. La malaroterapia se basaba en que las altísimas fiebres producidas por la enfermedad eliminarían los virus o las células cancerosas. No solo fue una idea singular, sino que puso en marcha algunos ensayos clínicos en Etiopía. Aunque defendió siempre que en los siete primeros casos funcionó, nunca dio los detalles. De hecho, en estudios posteriores de otros autores se vio que la coinfección por malaria puede aumentar la carga viral del VIH.

Tras estos estudios Heimlich perdió apoyo institucional y fue acusado de prácticas poco éticas por la comunidad científica.

Pero las críticas a Heimlich llegan desde más cerca: su propio hijo le acusa de fraude. Según Peter Heimlich, la maniobra para el atragantamiento la inventó otro médico, Edward A. Patrick. El propio Patrick reclamó para sí la invención de la maniobra en 2003. No solo eso, el joven Heimlich denunció que otro de los inventos de su padre, una técnica quirúrgica para reemplazar el esófago mediante parte del estómago, la diseñó en realidad el médico rumano Dan Gavriliu. Heimlich padre reconoce en su página web que trabajaron juntos, pero se adjudica la autoría de la técnica. Los intereses de unos y otros se mezclan, y probablemente nunca sabremos quién fue en realidad Henry Heimlich y cuáles fueron sus aportaciones a la ciencia.

Este año Heimlich, ya anciano, ha publicado sus memorias: Heimlich´s Maneuver: my seventy years of lifesaving innovation.

51hn3PnVkjL._AA278_PIkin4,BottomRight,-46,22_AA300_SH20_OU15_

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Henry Heimlich: ¿genialidad o fraude?

  1. Esther dijo:

    Hola Ana, me ha encantado tu post sobre el Dr. Heimlich, lo enlazo esta semana desde mi blog hablando sobre las palmadas en la espalda en el atragantamiento. Solo quería puntualizar que en 2005 la AHA no incorporó de nuevo las palmadas en la espalda en el algoritmo de desobstrucción de la Vía Aérea. Tanto en las recomendaciones del 2005 como en las del 2010 recomienda las compresiones abdominales en mayores de 1 año como técnica única y, en todo caso que no sean efectivas, alternar con compresiones torácicas. Es el ERC quien sí recomienda los golpes en la espalda alternándolos con las compresiones abdominales (también en 2005 y 2010).

    Un saludo y enhorabuena por tu blog.

  2. Pingback: Palmadas en la espalda y atragantamiento | Signos Vitales 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s