Blalock, Taussig… y Thomas. Una historia de racismo y Medicina

5b9589798fba30687d9aa900716e17b5Alfred Blalock nació el 5 de abril de 1899  en Culloden (Georgia). Graduado en la John Hopkins School of Medicine en 1922, permaneció tres años allí con la intención de realizar la residencia quirúrgica en el departamento de William Halsted. No lo consiguió, por lo que en 1925 se traslada decepcionado a Vanderbilt. Allí sí podría completar su formación quirúrgica.

Sus estudios iniciales se centraron en la fisiopatología y el tratamiento del shock hemorrágico y traumático. De hecho, se considera que sus recomendaciones sobre la trasfusión de hemoderivados ayudarían a salvar muchas vidas durante la Segunda Guerra Mundial.

En la Universidad de Vanderbilt, Blalock trabajó con Vivien Thomas, un asistente excepcional. Tanto que, al ser nombrado en 1941 jefe de Cirugía del John Hopkins, Blalock quiso llevárselo con él.

vivienVivien Thomas nació el 29 de agosto de 1910 en Luisiana. De raza negra e hijo de un carpintero, ahorró durante mucho tiempo para estudiar Medicina. La Gran Depresión de 1929 llevó a la quiebra el banco donde tenía sus ahorros, acabando con su sueño.

Con la esperanza de poder retomar sus estudios algún día, comenzó a trabajar como asistente de Alfred Blalock en la Universidad de Vanderbilt. En su primer día de trabajo, supuestamente como encargado de limpieza y mantenimiento, Blalock le pidió ayuda en un experimento con un perro. Fascinado por la habilidad de aquel muchacho, Blalock le destinará desde entonces a tareas de asistente quirúrgico. En pocas semanas, Thomas realiza él solo las intervenciones a los perros.

Una de las técnicas que desarrollarán juntos será la anastomosis de la vena subclavia con la arteria pulmonar. En aquel momento solo pretendían crear un modelo de hipertensión pulmonar para la investigación, sin saber que la vida de miles de niños dependería en el futuro de esa intervención.

ShuntEl shunt de Blalock- Taussig. Parece tan sencillo…

En esa época, Helen Taussig, una de las pioneras de la cardiología pediátrica, plantea a Blalock el caso de los “bebés azules” (lo que hoy conocemos como tetralogía de Fallot). Taussig había atendido a varios de ellos observando impotente su fallecimiento. Pensaba que quizá algún tipo de shunt arteriovenoso podía mejorar la evolución de esos niños.

Helen_B._TaussigTaussig también había sufrido discriminación, en su caso por ser mujer.

Blalock y Thomas recogen el guante: en realidad han realizado ya esa técnica en cientos de perros. Uno de ellos, una perrita llamada Anna, es el primer superviviente de larga evolución tras haber sido sometido a un shunt de este tipo. Es también el único animal cuya imagen se puede ver en la galería de retratos del hospital.

Vivien-Thomas-and-the-Role-of-Dogs-1

El 29 de noviembre de 1944 se realiza por primera vez la intervención en humanos. La paciente es Eileen Saxon, una niña de 18 meses. No existe aún material apropiado para la cirugía cardiaca infantil, así que Thomas será el encargado de adaptar el material usado con los animales para operar a Eileen.

Se plantea entonces un problema: Thomas ha realizado la intervención cientos de veces en animales, y Blalock solo una. Pero Thomas es negro y no se le permite intervenir a una niña blanca. Así que opera Blalock con la ayuda de un residente. Pero es Thomas quien dirige la intervención, marcando los pasos desde un banquito colocado detrás de Blalock.

Vivien-Thomas-and-the-Role-of-Dogs-3

Vivien Thomas dirigiendo la operación. Es el único que no puede participar…

La pequeña Eillen no se curó, pero sobrevivió varios meses. Más tarde, Blalock interviene a otra niña de 11 años y un niño de 6. Los dos sobreviven y Blalock hace pública su técnica. Thomas no figura en ningún lado. Ni Blalock ni el John Hopkins están dispuestos a jugársela por él. El hombre que ha creado la intervención que salvará a miles de niños seguirá durante décadas cobrando el sueldo de un simple empleado de mantenimiento. Todo por culpa del color de su piel.

periódico¿How 2 doctors? Falta el tercero. O el primero, según se mire.

Pero Thomas no solo había sido el asistente de Blalock. Durante más de 20 años había formado en técnicas quirúrgicas a cientos de médicos. Con tal empeño que se ha ganado el reconocimiento de todos. Así que, en 1968, los que han sido sus alumnos deciden, sin contar con el hospital, pagar un retrato de Thomas. Y lo regalan al hospital para que figure en la galería de honor. El hospital cede y lo coloca junto al de Alfred Blalock. De hecho, en 1976 se le concederá a Thomas un doctorado honoris causa. Se ha hecho justicia.

Vivien_T._Thomas_(portrait_by_Bob_Gee)El retrato de Vivien Thomas en el John Hopkins.

Thomas murió el 26 de noviembre de 1985, 20 años después que Alfred Blalock. A esas alturas, miles de niños habían sido ya operados con éxito siguiendo su técnica. A ambos les corresponde, sin duda, un lugar de honor en la historia de la Medicina.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en A hombros de gigantes. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Blalock, Taussig… y Thomas. Una historia de racismo y Medicina

  1. Eduardo Palencia Herrejón dijo:

    Triste historia…

  2. neumocito dijo:

    Es quizá uno de los paradigmas de cómo el racismo puede hacernos perder oportunidades de progreso para toda la humanidad. Y se supone que EEUU era o es el país de la igualdad de oportunidades. Y como bien dices, Ana, esto es de antes de ayer. Da que pensar….Afortunadamente, en España, hasta ahora, tenemos un sistema que al menos ofrece igualdad de oportunidades de desarrollar una carrera médica independientemente de tu origen más o menos humilde….¿Seremos capaces de mantener esa equidad?

  3. pep armengol dijo:

    También pasó en el laboratorio del cirujano cardíaco Barnard en Sudafrica: http://elpais.com/diario/2005/06/11/ultima/1118440801_850215.html

  4. Pingback: Tinsley R. Harrison, maestro de la Medicina | Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre

  5. Pingback: Hamilton Naki y el primer trasplante de corazón, ¿injusticia histórica o falta de rigor periodístico? | Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s